top of page

Ábreme el corazón, pero no las heridas

Di todo de mí,

hasta mi distancia.


Supiste cómo ganar mi ser

hasta que me llegué a perder.


Ganamos cada guerra,

mas no la victoria.


Pateamos piedras

hasta que una roca

nos golpeó,

nada colapsó,

solo tú y yo.


“Ábreme el corazón,

pero no las heridas”,

te dije

y no me escuchaste.


Pudimos escapar del cementerio,

pero no de nuestra muerte,

el reloj de arena no tiene nada más

para dar,

ríndete ya.


¿Qué fue lo que cayó:

el último grano de la arena

o las balas?,

¿qué suceso termina con el tiempo?,

¿qué hace empezar a la muerte?

porque no ocurre de repente.


¿Qué suceso hace terminar al tiempo?,

¿cuántas vidas pasan hasta que llega la muerte?

ábreme el corazón,

sepárame del alma,

que no quede nada.


Enterré mis armas

antes de que me enterraran

y tal vez me equivoqué

aun si fue lo mejor

tan siquiera en ese momento vivido,

aunque fue eso mismo lo que me mató, ¿no?

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page