Buscar

13/08/16

Jugamos a las escondidas

y me aterraba la idea de no encontrarte,

pero mientras te buscaba

sentí como la pequeña Ana Mercedes

conocía el camino,

todos los escondites han sido descubiertos,

pero ya crecimos y no encajábamos en los lugares de antes,

allí aprendimos a salirnos del molde,

a no tener límites.

Jugamos a las escondidas

y conté hasta el 30,

cada número traía un recuerdo

y aumentaba la emoción,

el sentir el corazón que nos unió.

Jugamos a las escondidas

y corrimos por los mismos pasillos,

nuestros pies ya no eran tan pequeños

y ese camino te hace sentir infinita.

Jugamos a las escondidas

y era imposible no sentirme como una niña,

nos vi como en nuestra infancia,

todo ha cambiado,

corazones heridos

y unas cuantas cicatrices,

pero nuestras almas siguen siendo brillantes,

cualquier luz es un faro de esperanza.

Jugamos escondidas

y fue genial revivir un poco de nuestra infancia,

por favor quédate en mi vida.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa

Pertenezco a las lágrimas no derramadas, todo este llanto es un canto que retumba en un cántaro, esta melodía está llena de lamentos y este suspirar suena como un revólver, pero a quien apunta, no lle