top of page
Buscar

24 y una explicación

En la década que ha pasado y he pasado escribiendo, ninguno de mis conflictos emocionales me había hecho paralizarme en las hojas en blanco. Podría decir que desgarré mi garganta tratando de encontrar alguna palabra y que fracturé mis dedos hasta tener tanta impotencia por querer sujetar una pluma y terminar aventando el frasco de tinta, pero no.


En abril que cerré Rincón Poemario, pensé que para julio yo ya estaría escribiendo, porque mi trabajo acabaría en ese mes y podría tener tiempo para recuperarme (no nada más de las letras), pero la vida otra vez se vio interrumpida, luego el tiempo pasó y no sé dónde me dejó.


Antes del mes mencionado, yo ya tenía tiempo con un decaimiento impresionante que hasta me llegué a preocupar por mi salud, principalmente las cuestiones han sido un debilitamiento físico, pero por el momento todo bien, incluso tengo unos días que recupere el apetito y puedo comer más de lo normal (más veces al día, no mayor proporción, pero algo es algo). Todavía tengo que cambiar ciertos hábitos, supongo que lo haré, debo de.


Durante el mes mencionado, hubo un caos en mi casa, Ronda estuvo en el hospital hasta que se quitó la sonda para informarles a sus dogtoras que ya se sentía bien. A los días Tessa tuvo un mini accidente y todavía cree que le salvé la vida. Y Bailey sigue siendo Bailey (muy perfecta y mamoncita ella).


Y honestamente no tengo una razón en específico, por lo tanto explicar me resulta complicado, pero mi yo-poeta y la poesía no tienen ningún porcentaje de culpa. Claramente el decaimiento/debilidad me han perjudicado bastante, he tenido una desconexión muy profunda y el ambiente no me ha dado ese silencio ni serenidad que todo (e intento de) escritor, necesita. En estos meses, cualquier sonido me ha parecido bastante ruidoso. No he encontrado armonía, y perdí la simpatía de jugar con las palabras y la razón para decir lo que hay en el alma (ya sea si escribo en pasado, presente o futuro, como algunas veces, o si solo una línea es cierta o si solo una línea es la falsa en todo el poema, de todas maneras en cualquier poesía sin importar el tema o verdad, hay cierta esencia, y honestamente la brasa de mi alma estaba hasta el fondo, no sé si lista para la pila una fogata o una pira para extinguirme).

La buena noticia es que ya adecue mi habitación como un espacio que se sienta completamente mío y así tratar de sentirme ahí, aquí es donde estoy escribiendo esto y todo lo demás que leerás.


Al principio pensé que estaría bien tomarse un tiempo, todos los necesitamos a veces, (¿y quién dirá cuándo es suficiente?), y tengo años sin exigirme ni presionarme con escribir, solo que esta vez era diferente en la profundidad, la sequía, irónicamente, recorría en mis venas, y si llegaba a sangrar no había nada para dar.


En una pequeña parte de Tick Tick Boom (MI película favorita), Jonathan Larson (mi Dios) menciona que aunque Susan volvió a bailar después de su fractura y rehabilitación, se sentía tan diferente, y que la certeza que antes tenía, se había desvanecido. Y bueno, más o menos así, pero la certeza no estaba en mi yo-poeta ni en la poesía, ni en mí, nada ni nadie, pero lo absorbió todo.


No hubo ninguna sola situación que detonara eso, solo yo. Odiaría decir que fue culpa del auto-sabotaje, supongo que nunca lo sabré y tal vez ya no importa, porque aquí estoy.


Es mentira que no he escrito nada en este tiempo y es mentira que he escrito mucho, he tenido ideas, apuntes e inspiración, y la voluntad quería pelearse con la fuerza, el problema es que me sentía bastante ajena.


Mi principio de escribir siempre ha sido escribir para mí, si alguien lee, qué bien, y si no, mejor para mí porque así podría abrirme sin temblar. Y ese principio jamás cambiará. Tuve que deshabitar rincón poemario con la esperanza de cuando volviera, iba a traerme de regreso, no podía seguir ahí y sentir que mi propio espacio era un vacío. Cerré la puerta con seguro para colapsar en otro lado. Y no sé si eso está bien o mal, solo sé que estoy mejor y trato de remendar el daño, que a veces de eso se trata.


Posiblemente con todo esto no he dicho nada, y esa es la cuestión: no hubo nada (tampoco estaba yo).


Y nomás porque yo misma quiero saber qué hice todo este tiempo, dejaré 24 datos que pasaron desde abr-dic, 24 porque fue la edad que cumplí a las semanas de dejar esto.



  1. El 24/08 fui al concierto de Taylor Swift y es de las cosas más bonitas que he experimentado, sigo maravillada. (No escribiré sobre esto, porque sino se me acabaría el tema de conversación con mis amistades ni nietos -que ni siquiera tendré hijos, pero suena muy bonito)

  2. Debido al concierto, estuve un par de días en la CDMX y aunque disfruté de los paseos y clima, aproveché el tiempo que se hace en el tráfico para darme unas sobre-pensadas bien dadas, afortunadamente caminamos mucho y eso me distrajo. Además que mis compañeras de viaje, mis amigas (Ana y Carla) me hicieron compartir momentos muy bonitos y siempre las apreciaré por eso.

  3. Fui a la casa del poeta (museo), donde le hacen honor a Ramón López Velarde, y quedé encantada con la belleza. El año pasado fue cuando lo leí finalmente y me encantó mucho el ser que refleja y su obra poética. Siempre supe de él porque mi primer primaria tenía su nombre, ese dato me gusta mucho y lo podría llamar destino por el significado brindado. Justamente en ese museo está la biblioteca de Efraín Huerta, otro poeta que he disfrutado mucho leer.

  4. Conocí El Péndulo, el año pasado todo mi dinero se fue allí. En cuanto entré a la librería me fui a la sección de poesía y me alegré al saber que la mayoría de esas obras ya estaba en la colección de mi casita.

  5. Cumplí 24 años y me sentí un fraude, mis amistades me llevaron poesía y yo había dejado la poesía unas semanas atrás. Fue raro porque a pesar de haber estado juntos el último año de prepa, jamás habíamos convivido los cuatro juntos, pero fue una noche muy tranquila y bonita con seres muy bonitos (amor/cariño/aprecio eterno a Valeria, Dani y Juan Pablo), pintamos macetitas y me di cuenta que eso no era lo mío, pero disfruté tanto.

  6. Un amigo, Manuel, me prestó su Animal Crossing y convenció a mi hermano de regalarme ese juego, desde entonces jugarlo es mi lugar seguro. He dado más por esa isla que en la propia vida, lo vale.

  7. Una de mis amistades más preciadas, Juan Pablo, me dijo que yo necesitaba dejar de romanizar la soledad, luego procedió a decir que se iría a Alemania y no sabía si nos volveríamos a ver, junto con un "ahí te ves", lo cual me pareció bastante gracioso. Le dejé las últimas rebanadas de pizza porque no sabía si volvería a compartir una cena con él. Esa noche cuando llegué a mi casa escribí una línea sobre un poema que aún no empiezo, que debería tratarse sobre crecer, la vida y las despedidas, pero de una forma bonita. Seguimos en comunicación de vez en cuando, y en efecto, sigo romanizando la soledad.

  8. Perdí un kilo y sentí demasiada frustración y tristeza. Sentí otra vez el mundo caer sobre mí. Creo que lo recuperé, pero no podría decir si estoy bien, y todo este tema me ha tenido bastante enferma.

  9. Hice dos dibujos (odio dibujar) para demostrarle mi cariño a alguien (Mayte, tiene 6 años, posiblemente luego escribiré de ella, una amistad con un mini ser que hice y siempre apreciaré).

  10. Empecé a salir a la terraza para tomar aire, contemplar el cielo y a las aves en los árboles y cables. / Dejé de salir a la terraza para tomar aire, contemplar el cielo y a las aves en los árboles y cables, algo en mí se siente muerto por eso, afortunadamente aún veo a los pechos amarillos y me siguen acobijando el alma.

  11. Hace poco volví a ver una mariposas después de medio año o más, algo que creí inexistente en mí en mí revoloteo, así que solo estaba inmóvil como un corazón muerto. Y sí, me refiero a una mariposa real. La sensibilidad hacia ciertas cosas de la naturaleza me tiene existiendo de una manera bonita (Henry David Thoreau estaría orgullo de mí, creo).

  12. Entré a clases de Ballet y lo dejé demasiado pronto. Tomé solo un par de clases, el debilitamiento físico no me dejó más, además que mi mente estaba en otra parte y ahí es necesario la concentración para guiar al cuerpo. El ballet siempre fue mi primer amor (hace un año escribí al respecto) y como alguna vez dijo mi hermano cuando él aún estaba en cierta relación “uno no siempre está con quien ama”. Ojalá en la otra vida pueda ser bailarina, de todas maneras dije que algún día lo volveré a intentar, si el tiempo alcanza, ahorita me preocupo más por recuperarme físicamente y ya los malditos 10 kg que Neymar me hizo perder.

  13. En mayo tuve que pausar la serie de Bojack, ya no recuerdo en qué capítulo me quedé, el último que vi me hizo llorar por una escena con unos diálogos que realmente me golpearon, y al día siguiente tuve un día de mierda, no fue culpa de Bojack. Hablando de él, tengo un par de videos diciendo líneas de esa serie, y en dos salgo prácticamente después de haber llorado, no diré más.

  14. En mayo finalmente conocí a mi amiga Fer después de un añito de enviarnos memes y TikToks, mensajes tambien, supongo. Y me alegró mucho saber que en persona también nos llevamos bonito y tan bien. Hasta la fecha ha sido la única amistad con la que he compartido cierto gusto literario, aunque estoy segura que no ha sido lo que ha hecho bonita nuestra amistad, sino el espacio seguro que intentamos brindar, a pesar que aún no hemos ido por ningún cafecito puedo considerarla una amistad cercana, hasta el punto que permito, claro.

  15. He andando cocinando y curiosamente Bailey no pide comida cuando yo la preparó (no me tiene fe y está bien). Y finalmente yo dejó el plato limpio (supongo que le tengo cierto respeto a mi versión de chef)

  16. Fui para pedir trabajo en mi cafetería favorita y me dio pena pedir información, así que solo pedí café y estaba muy rico. No me arrepiento de nada. (Pero si quiero trabajar en un cafecito, muy Jonathan Larson dirás tú).

  17. Durante una semana hubo una araña en mi baño, investigué y no era venenosa, así que la “adopté”, me causaba cierta ansiedad porque en las noches que me tenía que meter a bañar la araña estaba bien a gusto en la regadera, no me quedó de otra más que (muy patéticamente posiblemente y pido no ser juzgada) hablarle, le decía que le daba unos minutos para que eligiera otro lugar, casualmente cuando volvía baño estaba en otro lugar resguardada, coexistimos en un ambiente que nos permitiera estar tranquilas, pero un día sin querer le cayó una gota de agua mientras me bañaba, se asustó y se fue a quién sabe dónde. Me sentí terriblemente culpable, no sé cómo la familia de Gregorio Samsa (te amo Franz Kafka) pudo aventarle una manzana y celebrar su muerte. Si puedo ser bien mierdita y lo que quieran, pero también tengo mi corazoncito. Espero que la araña esté bien.

  18. La otra vez caí en cuenta que el cumpleaños de Pizarnik (29/04) es un día antes que el mío (30/04, con muchos años de diferencia, claramente, este dato ya me sabía), PERO entre el aniversario de su muerte (25/09) y el aniversario de Rincón Poemario (26/09) TAMBIÉN HAY UN DÍA DE DIFERENCIAAAA. Dice que solo es una coincidencia aunque me dio un escalofrío. En mi defensa, yo empecé a leer bien a Pizarnik casi a mis 23, y rincón poemario se compartió en el 2020, yo era una chamada miada tanto como ahora, solo que no la conocía, así que eso no fue algo que yo planeara. En este año, en su aniversario de muerte yo estaba casi seguro que iba a ir a darle un abrazo al cielo, por lo mal que me sentía ese día (físicamente).

  19. En agosto (solo para poder ir al concierto "bien") fui al doctor y se sorprendió del nivel tan alto que traía una fiebre en mis estudios y lo fresca que yo me veía. Fue como: mis pedos emocionales me han hecho buena pretendiendo, usted solo inyécteme y no se preocupe, (y si se puede que sea la eutanasia, o serotonina, ta bien).

  20. Hace poco me eché una lloradita en el patio y Tessa demostró que sí tengo una perrita de apoyo emocional, fue en la misma escalera donde meses antes la sostuve, que ella me sostuvo de otra manera, muy poético y bonito.

  21. Mi artista más escuchado del año fue Keaton Henson, luego fue Gracie Abrams, todos a los que le conté se sorprendieron (porque siempre había salido Taylor), y realmente no me quejó. Otra de las joyitas de este año fue Tom Rossenthel. Mis oídos han sido bendecidos. (Sé que he dicho que he buscado cierto silencio, SIN EMBARGOOOOOO, casi todo el tiempo estoy con los audífonos -no es exactamente para no escuchar mis pensamientos internos, eh-, así que procuro cierta musica que me relaje o dé cierta armonía y ellos dos han sido más que perfectos).

  22. En Halloween me vestí de Neil Perry, la película de La Sociedad de Poetas Muertos es otra de mis favoritas. Me quemé mientras hacía la corona así que no tuve ganas de buscar una pistola, supongo que dolería más (perdón mamá).

  23. He leído no tanto como me hubiera gustado Y mi biblioteca (mi estante pues), ya alcanzó los 300 libros (un poquito más tengo, ahí la llevó), la mayoría es de poesía, aunque también hay diarios/cuadernos, correspondencias, y una que otra historia/novela (no tantas). También en el rinconcito poemario tengo cuatro plantas y hasta ahorita siguen con vida, mi abuela me diría que además de cuidarlas les debería hablar, es solo que me da miedo que se me marchiten, a ver qué.

  24. Me tatué un insecto Y SÍ HAY UNA HISTORIA DETRÁS DE ESO, un personaje también (Gregorio, por supuesto). Cuando compraba en El Péndulo me regalaban bolsas literarias, y una de ellas es de Kafka, una vez un bicho se posó en esa bolsa y estuvo un rato en la casa, les tomé foto y se parecía al de la bolsa, ambos eran verdecitos, y es justamente ese el insecto que decidí usar, a pesar que no se parezca a las representaciones. Una casualidad y lo que digan, mas no podemos negar lo bonito que para mí significó. Y justamente en esos días había vuelto a leer algo de Kafka, que su diario sí me hizo sentirme identificada en algunas cosas, amo mucho a ese buen hombre.


Ya, nada más y nada.


Gracias por seguir estando, un abrazo.

Kommentarer


bottom of page