top of page
Buscar

Ella

Ella le tomó de la mano

pero jamás entrelazó sus vidas,

lo soltó un día

y su caída aún no encuentra un final,

él buscará los pedazos

y jamás volverá a encajar.

Ella se aferró a su mano

pero permitió que se fuera,

lo tomaba como posesión,

quizá a ella ser de él

le iba a dar algo para ella misma,

pero no fue así,

ella no se tenía a sí misma

y quería tener algo, a alguien.

Ella, quizá, lo amaba con todo su corazón,

pero jamás le demostró su amor,

se esperó al otro día

hasta que casi termina con sus vidas.

El calendario jamás nos esperará

y el reloj parece que corre con más prisa,

pero por otra dirección,

nunca llega,

nunca vamos.

Ella le hizo creer a él

que las estrellas tenían el destino escrito,

ella borró las nubes que invadían su espacio,

lo hizo odiar mirar hacia arriba

porque le hacia recordar lo bajo que estaba.

Le permitió volar

y lo aventó antes de la caída,

un tropiezo inocente

hace de su broma la más cruel.

Ella lo hizo tocar cada nube de algodón

y hace que sea más amargo que el corazón sin amor.

Los ojos de ella brillaban por él

pero siempre le entregó su más fría mirada.

Él hacía que ella sintiera el alma,

ahora él ya no tiene calma.

Estuvo en su realidad,

construyó sus sueños

y luego lo destruyó a través de las pesadillas.

Ella lo hizo ser,

pero nunca se mostró cómo realmente era.

Le hizo creer en ella

e hizo que no confiará en nadie más.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas Recientes

Ver todo

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

Cripta

Entras a mi cripta y tratas de indagar en cada ladrillo mientras afilas el cuchillo que acariciará a la lápida que me volverá a dejar helada. Estás en busca de cada sigilo que te haga saber de aquel s

bottom of page