Buscar

Nada

Ayer dije que no quería nada

y hoy todo cambió,

¿qué importa ahora?

La nada llegó cuando dejé de esperarla,

de creer en ella y de desearla,

yo ya estaba en busca de algo más

que pudiera encender mi vida,

pero la nada todo lo apagó

para que solo quedáramos ella y yo.


La nada llegó tarde

y dijo que (por) siempre se quedaría

para compensar todo el tiempo perdido

y solo me hará perder más.


Ayer dije que no quería nada

y hoy todo cambió,

me he quedado con la nada,

me absorbe y me diluye,

me bebe y luego me escupe,

me toma y me suelta,

se convierte en mi dueña

y luego me vuelve presa.


Ayer dije que me rendía

y hoy debo cumplir mi propia condena,

esta nada me absorbe

y me diluye convirtiéndome en nada,

yo ya no quiero esto,

pero nada de nada es otra nada.

Créditos de la ilustración a: Agnes Cecile (@agnes_cecile)

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa

Pertenezco a las lágrimas no derramadas, todo este llanto es un canto que retumba en un cántaro, esta melodía está llena de lamentos y este suspirar suena como un revólver, pero a quien apunta, no lle