Buscar

Abrazos

Mi abuela solía dar los mejores abrazos,

era de esos que sentías en el pecho dos corazones

hechos de amor mutuo.

Los latidos sonaban mejor que la mejor canción

y te motivaba a soñar teniendo la oportunidad de hacerlo realidad.

Sus abrazos eran un hogar

quizá el paraíso

o tal vez solo mi lugar favorito.

Ella quizá no sanaba,

pero hacía sentir que estabas a salvo.

Transmitía demasiado,

su alma era poderosa

y usaba su magia para nuestro bien,

siempre dio lo mejor de sí misma

y era feliz por las sonrisas que le entregábamos.

Eran los abrazos perfectos

y sé que la perfección no existe,

quizá no era humana,

tal vez era un ángel.

Todo era tan cálido,

tan suave como las alas.

He dado muchos abrazos

y en algunos ni siquiera siento,

algunos me sorprenden,

aquellos que me hacen sonreír,

unos me hacen tan feliz,

unos son largos

y otros apretados como si de encajar se tratara.

Sus abrazos nos hacían sentir alegría,

sobretodo calma,

mi corazón danzaba suavemente

y su amor siempre me hizo fuerte.


En sus abrazos,

los latidos no se aceleraban,

pero el amor aumentaba.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa

Pertenezco a las lágrimas no derramadas, todo este llanto es un canto que retumba en un cántaro, esta melodía está llena de lamentos y este suspirar suena como un revólver, pero a quien apunta, no lle