top of page
Buscar

Algún cuento por culpa de un sueño

Quedaron de verse allí, pero ella jamás llegó, solo dio un paso quemando su destino y en cenizas la convirtieron. No sé si fue el cielo o al infierno, pero ella era el ángel de él, y él la seguía buscando en cuerpos vivos, tratando de reconocer su alma o una señal de vida.

Ella nunca llegó, pero él sigue yendo al mismo sitio, aquel donde sería la cita, con la esperanza que el calendario hubiese quedado atrás, siendo esa razón por la cual ellos no pudieron avanzar, o tal vez él tenía la esperanza que el reloj estuviera descompuesto y por esa razón no encontraron su momento. Pero no, el tiempo de ellos había finalizado y su historia jamás había comenzado. Ella voló como una hoja de papel, en sus alas estaba escrita la historia, ellos serían leyenda algún día.

Él aparecía en el mismo sitio con la misma rosa que cortó en el jardín donde él siempre regaba sus flores y plantas mientras cantaba las canciones que le componía a ella, donde en el césped se sentaba con su papel y pluma para escribir poesías, se acostaba por horas viendo hacia el cielo, contemplando las formas de las nubes y tratando de ver cual lo podía arreglar. Él solía consultar su destino con las estrellas, y ellas jamás brillaron igual desde entonces, no se atrevían a encender el mismo brillo como si todo siguiera igual. Pero una estrella nació cuando ella falleció, él la contempló y adoró, esa era la estrella más bonita de todas, y él sentía que había sido creada solo para él, en parte así era, la presencia de su estrella lo podía llenar, sin embargo la ausencia de ella en el tierra lo vaciaba, llenándolo de dudas y jamás llevándolo hacia la verdad.

A esa estrella la adoptó, pero tenía que casarse con ella, se quedaba despierto toda la noche hablando con su estrella, platicando sobre los sueños que algún tendrían que haber estado en su realidad, a veces pasaba una estrella fugaz y él pedía de deseo estar con ella, sin saber que ella se fugaba para pasar más cerca de él, era su respuesta del “yo también te quiero”.

Él podía consultar su destino a través de las estrellas, pero jamás pudo leer lo que decía una de ellas, era ella. Lo podías notar por el brillo que tenía, como con el que ella lo miraba a él. Lo podías captar por los sentimientos que te hacía tener, los que él provocó en su corazón. Lo podías captar porque era mirar al vacío para llenarse, ver una nada y encontrar el todo, contemplar para así admirarse. Esa estrella era demasiadas cosas, era ella.

Yo estoy enfrente de él y ella está a su lado, ojalá él lo supiera, ella lo ama y se arrepiente de no habérselo dicho cuando su corazón aún latía, sin embargo, le entregó su corazón. Desearía que él supiera que ella sostiene cada pieza de su corazón y trata de besarlas para pegarlas.

De tantas partes del cielo, ella se quedó en ese lugar, donde él siempre iba esperando que ella llegara, pero solo buscaba por los lados, sintiendo el vacío, pero la luz de aquella estrella fue lo que le permitió no desvanecerse en su oscuridad. La observaba cuando estaba en casa, sintiendo las cuatro paredes y anhelando sus abrazos. La observaba cuando más lejos estaba, pero no importaba la distancia, la vista llenaba su alma, a pesar de todo, el admirar esa estrella era sentir su corazón, era sentirla a ella, era volver a tener un alma.

Cuando él se percató de la intensidad de la estrella, le sorprendió como su luz podía iluminar a todo el universo, tenía su propio estilo, le puso el nombre de ella sin saber que la estrella ya era quien él quería que fuera. Era un nuevo descubrimiento, la estrella más bella de todas y era suya, así que supongo que ya saben la razón de su belleza.

Lo único cierto es que, la estrella le pertenecía a él, porque ella no permaneció a su lado. Lo cierto es que, esa estrella era ella y él se enamoró, fue un raro amor, el faro de la esperanza, pero ella, sea quien sea, era su destino y volvería a aparecer en su camino, a pesar que las nubes la quieran hacer desaparecer, a pesar que la muerte se la llevara, ella era de él y no importaba que sucedería, siempre serían y haría algo para regresar con su todo.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Soy lo que quedo y no sucedió. Soy el colapso y los escombros. Soy la veleta clavada tratando de remover algo en mí, ¿hay algo en mí? Soy el pájaro que cayó y destruyó su nido, sin bandada ni direcció

Representas mi gratitud y mi esperanza, conviertes mi ser en un torrente, nunca he estado mejor. Haces sonar lo cristalino del viento, con tu vibra vuelves todo vida, tus cantares estallan como los cú

Llévate el fuego y déjame las brasas, no, espera, al revés mejor, no, está bien, lo que sea, solo haz que quede algo. Llévate la ilusión y déjame la esperanza, se hace trizas, pero aún brilla. Llévate

bottom of page