top of page
Buscar

Algunos son el diablo, otros tienen demonios

Preguntas por mí,

te responden que estoy bien,

dices que hace mucho tiempo no me ves,

me llega el mensaje,

pero jamás voy hacia a ti,

lamento que jamás tengas una respuesta,

sigo sin saber qué decir,

aún me da miedo hablar,

no es pacifico mi silencio,

hay una guerra en mí que no quiero que sepas,

he crecido y sé que no puedo culparte,

estás más jodida que yo,

pero aún estoy a tiempo de cambiar

y no ser como fueron conmigo,

no ser lo que deshicieron de mi ser.


Tal vez en otras circunstancias me podría acercar a ti,

pero ese camino solo me ha llevado hacia casi el suicidio

y seguir aquí no quiere decir que me encuentro con vida,

allí me siento tan perdida.

Hay algo en el aire

que me ahoga,

puedo sentir como toman mis pulmones

y los aplastan, porque el corazón no basta.

Sé que es tu corazón el que ha lastimado,

jamás supiste poner límites

y ahora ellos te rebasan,

pero no tenías que aventarme.


He entendido que eres más víctima

que culpable,

la familia es un mismo infierno

algunos son el diablo,

otros tienen demonios.


Nunca supe el significado de la familia

sin perder mi identidad,

creo que ahora lo sé,

la familia es un mismo infierno

con diferentes demonios,

algunos son fuego,

otros el incendio,

yo ya no tengo fuerzas,

pero no necesito de la energía del combustible.

Qué mierda,

tú estás teniendo problemas con la memoria

y a mí mis memorias me dan problemas,

alguna vez olvidarás que alguna vez existí,

pero igual mi presencia nunca tuvo importancia ahí

y estoy bien solo porque me encuentro bastante lejos,

jamás volveré.


¿Tus otros nietos están bien?

¿Ellos si se han sentido parte de la familia?

¿A ellos no los despedazaron como a mí?

¡Qué bueno! No me alegro.


No quiero culparte por haber hecho las cosas mal,

es pasado ya,

me tengo que encargar de mí ya.

No sé si alguna vez lloré pronunciando tu nombre,

pero de que me has dolido, sí, un chingo.

Tal vez el problema no era tu casa

sino con quien(es) la compartes.


A veces tomo la fuerza que me queda

para sobrellevar mi relación con mi papá,

nunca seremos cercanos,

pero estoy dejando ciertas cosas a lado,

aún hay cierto dolor y rencor,

pero ahora no soy la única que se ha estado esforzando,

creo yo.


De todo ya no sé quién tuvo la culpa,

he seguido con mi vida incluso cuando deseaba que la muerte me llevara,

tal vez hice ciertas cosas atentando con mi vida,

pero yo no temía de mí,

porque la familia es una mierda,

todos habitan en un mismo infierno,

algunos son diablos y otros tienen demonios.


Mi gran amor, la Merce, la veía bien a usted,

así que trato de llevarme por eso

tal vez ella vio algo que yo todavía no he podido.


En algún punto nos perdimos,

¿hubo algún tiempo nos tuvimos?

En algún punto me perdí

y me alejé por años,

creo que finalmente me he estado encontrando,

pero no volveré.


Preguntas si no me gusta salir

porque jamás voy a visitarte,

hay algo cierto, pero hay algún mentira también,

me niego a ir a campos de batalla

por los cuales no vale la vida ni muerte la lucha.

Me gustaría alzar la voz,

pero luego crean nudos en mi garganta.


Pero déjame decirte que últimamente

he odiado más como te tratan a ti

a como me han tratado a mí,

lo que me salva es que ya no estoy allí,

pero aún no estoy a salvo,

me estoy recuperando.


Son todos una mierda,

sí, lo dije y no me recataré,

solo me recuperaré.


Hace unos días vi una foto de tu familia,

no figurabas ahí,

a nosotros ni siquiera nos invitaron

y sé que en parte es mi culpa,

yo rompí la familia,

pero ya estaba rota,

siempre fueron piezas filosas que cortan,

no importa, soy el jodido problema,

¿cómo adaptarme a un lugar

que jamás quiso mi presencia?

Váyanse a la mierda.


Espero algún día quitarme el apellido,

no me importe que suene bonito.

Igual hay alguien más llamada Ana Miranda,

¿alguna vez pude haber sido yo?

Yo, yo misma,

haber existido,

haber conseguido un sentido,

haber vivido,

no.

Escuché que tu nieta más pequeña cumplió 13 años

y nadie sabe cuántos años tengo yo, 23,

aunque si quieres saberlo (y realmente no quieres hacerlo, nadie quiere),

yo debía haber sido enterrada antes de la muerte de tu mamá.

No sé cómo decir que mi bisabuela llegó a los 87 años

y yo no puedo visualizarme después de los 25,

tal vez porque son 10 años de mi plan de muerte, digo, vida,

si te preocupas, no lo hagas, que no lo haré,

tengo a mi mamá que es una persona maravillosa,

a Bailey, Ronda y Tessa, incluso a Aldair

y es más de lo que tenía a mis 13, aun sí en esa época tenía a Neymar,

pero solo lo tenía a él,

apenas comenzaba a escribir poesía

y no sé si es mi sentido de vida el escribir,

aunque no puedo negar que si no me he matado es por la poesía,

gracias a ella encontré un hogar cuando siempre sentí que no pertenecía a ningún lugar.


Estoy tratando de tenerme a mí misma,

mi poesía ha ayudado bastante,

finalmente tengo algo que agradecerme:

cada letra, palabra y poesía,

¿por qué no? A este intento de poeta

y tal vez jamás lograré nada (no sé si quiero hacer algo al respecto más allá de escribir letras),

pero creo que es bastante lo que me ha dado,

sobretodo, lo que me ha permitido entregar: todo de mí,

así es como me di cuenta que era mentira que en mí no existía nada.


Escuché que quiere venir a mi casa

porque solo así podrás verme,

no creo que la quieran traer,

pero está bien.

Te escribo la poesía

que no quiero que leas

y sé que si algún día hablamos

no diré nada,

siento que perderé el control,

prefiero en silencio dañarme a mí

con esa mierda de pensamientos

porque cada vez que estoy en lo que debería de ser tu hogar,

alguna otra casa familiar o restaurant

termino encerrada en el baño tratando de respirar y tomar el control

a semejante mierda que me causan crisis

y dirás, “pero no te hacen nada”,

supongo que ya no soy tan vulnerable,

déjame explicarte que la familia es un infierno,

tal vez ya no prenden mi hoguera para quemarme viva,

pero el humo jamás se ha ido y sigue asfixiándome,

lo revivo y me remato.


Creo que no lo sabes,

pero el mes pasado me gradué de psicología,

no le digas a nadie porque no creo ejercer

y si me preguntas qué quiero hacer de mi vida

la respuesta es que no tengo ni la más remota idea

pero por primera vez en mi vida tengo un poco de optimismo sobre el futuro,

por lo pronto, quiero entrar clases de arquería,

aprender a tocar el teclado, componer alguna canción,

leer todos los poetas que conozco

y escribir tanta poesía hasta desgastarme de ideas

y que crezca la inspiración tanto,

que tenga mi expresión sin recurrir a una hoja,

decir lo que tenga que decir,

lo que siento en el momento,

no todo el tiempo,

¡qué terror tener el corazón abierto

y qué trágico tener el corazón tan cerrado!

(o solo roto).

Por el momento sé que quiero seguir escribiendo

y eso es suficiente para mí para saber que todo estará bien

aunque todo se vaya a la mierda

y vaya que sí se va.


Quiero levantar mis paredes,

tumbar mis muros,

arreglarme un poco,

hay mucho que hacer,

ya me deshice bastante.

Búscame en otra vida,

tal vez podamos ser amigas,

pero en esta vida algo me mata

y no eres tú, solo está contigo.


Uno no puede ir a donde lo exiliaron,

no puedo reclamar una tierra

que solo marchita y entierra.


1, 2, 3… 23,

he llegado a los 23,

si acepté vivir,

lo quiero hacer bien,

ahorita traigo ánimos,

no sé cuánto me durarán

y tampoco me importa.


Últimamente he andado enamorada de una poeta que se suicidó,

ella siempre habló de la muerte,

qué belleza.

Ella siempre dejó mensajes,

pero pensaban que solo eran poemas,

el arte de hablar en serio y mentir al respecto,

de hacer creer que se construye arte con la miseria

que nos destruye,

que bonita poeta, que triste existencia,

sé que escribiré sobre ella,

en esta vida me ocuparé de sentir amores que no pueda tener

para olvidar aquel amor que renuncié

sabiendo que al final vendrá por mí,

ojalá la muerte se vista de ella,

que yo seguiré cubriéndome las heridas con poesía.

Hablando de amores,

¿realmente extrañas a tu esposo

o tener a un acompañante?

He escuchado que todos necesitan de alguien,

tal vez no es necesitar, pero que bonito es ser con alguien,

aun así considero la soledad hilarante,

entiendo que tus compañías sean delirantes.


No puedo echarle más leña al infierno,

no cuando sé que seré la que arderé

porque las quemaduras no dejaron de doler

y sí estoy bien, pero jamás entendí el por qué,

he jodido mi mente y ni las mentiras suenan bonitas.

Qué horror la sangre de mis heridas,

qué horror llevar conmigo lo que me quitó mi ser.

Jamás pertenecí,

yo jamás estuve ahí.

Toda tu familia es una mierda

y sigo siendo tu nieta,

pero no te puedes quejar de mí

más que de mi puta ausencia,

oh, yo lo arruino todo,

hasta mi suicidio.


He estado bastante lejos,

he conseguido trozos de paz

o al menos ya no me parto con facilidad,

espero que algún día sientas un poco de bienestar.

Tal vez algún día pueda verte

aunque me quede callada,

mira, mientras mi mente me deje tranquila con tu presencia

será suficiente la compañía,

solo un rato, no puedo tanto.

Sé que mi papá te dijo que quiere nietos,

que bueno que tienes otros nietos que te pueden hacer bisabuela,

yo no quiero tener hijos

solo porque no quiero tener uno como yo,

no quiero que se sientan perdidos desde sus primeros pasos

y ellos digan que la familia habita en un mismo infierno

con diferentes demonios,

aunque sé que mis papás serían excelentes abuelos

y Aldair un buen tío,

así que solo quedaría yo para arruinarle la vida a mis hijos

y hacerles sentir que la muerte tiene más sentido que la vida misma,

no lo sé, tal vez algún día cambiaré de opinión

porque sé que está razón solo es mi miedo,

de toda maneras, si llegara a tener algún chamaco miado,

tendría una pequeña familia,

un pequeño infierno para que no arda tanto.


Preguntas por mí,

te responden que estoy bien,

dices que hace mucho tiempo no me ves,

me llega el mensaje,

pero jamás voy hacia a ti,

lamento que jamás tengas una respuesta,

aquí tienes una poesía

que espero que jamás leas.




Créditos de la fotografía/ilustración a quien corresponda, encontrado en mpl0u (vía tumblr)

 

Según mis notas, esta poesía la empecé el 11 de mayo, el 14 tenía un desayuno familiar (mis papás y Aldair) y le dije a mi papá que si quería, podía invitar a su mamá, que yo no tenía problema ya, que lo podía intentar. Estuve silenciosa, pero no me sentí mal y eso es un paso hacia mi salud mental. Finalmente hasta el 26 pude seguir con esta poesía, la que evitaba por vulnerabilidad y luego me quise tomar un descanso de escribir poesía aunque en todo este mes de mayo he escrito algo, versos y estrofas, necesito darme este tiempo de escribir y dejar de hacerlo.

Hace unos días Harry Styles sacó su álbum y el tema de Matilda me llegó, aunque todas esas palabras ya las sabía, ojalá hubiesen llegado hace años, que igual qué bonito.


Mi poesía publicada abarca desde el 2015 y cada año es un poemario no publicado, el de este año se llama “La vulnerabilidad como la única verdad” y fue un buen spoiler. En mi cumpleaños y la foto que compartí puse que ojalá este año hubiera mucha poesía (también la letra de una canción -abrí mis ojos justo a los 23-) y finalmente un deseo de cumpleaños se me cumple, he estado leyendo bastante poesía y con muchísima inspiración, me he despertado con ganas de escribir, con esos ánimos. Ya escribiré sobre eso luego. Aunque también a mis 22 pedí estabilidad emocional y aunque mi última semana de 22 fue muy jodida emocionalmente, mis 23 han sido bonitos, me he sentido bastante bien (un que otro momento y pensamiento pero todo tranquilo) y ni hablar del concierto que fui, que maravilla.

Pensé que lloraría al escribir esta poesía, no.


Dejaré la canción de Harry acá:



1 comentario

1 Comment


Ana Mercedes MA
Ana Mercedes MA
Jun 11, 2022

Como lo dijiste en otra poesía "qué torpes (mis ojos) tratando de retener una lágrima" y yo agrego: qué fuerte haces palpitar mi corazón golpeando fuertemente para salir, y en mi cabeza no puedo dejar de sentir las palabras, revolviéndose en mi mente, confundiendo y desplomando mi ser al volver a revivir toda esa parte de tu vida (y de la mía también) que te hicimos tanto daño y te hicimos sentir tan mal.


No merecías todo esto que pasó... No era lo que debía llegar a ti, dañando tu corazón, tu mente, tu ser... Aún a pesar de todo, sigues conservando tu alma pura. Y ojalá todo esto, pueda quedar en el pasado, sin lastimarte más, sin dañarte, sin…


Like
bottom of page