Buscar

Amé, odié, te quiero

Amé que me vieras nacer,

odié verte morir.

Te quise desde que llegue al mundo

y me duele que te fueras,

pero hoy te conviertes en una estrella

que admiraré y me observará.

Amé que me vieras nacer

y odié verte fallecer.

Ambos nos vimos en el hospital,

pero en diferente circunstancia:

Tú me viste cuando estaba en el cunero,

cuando no entendía que tenía vida,

yo te vi en la cama del hospital cuando te quedaste sin vida

sin entender como sería nuestro vivir sin ti.

Duele aquí,

se sufre sin ti.

No entiendo la razón de la vida para ser tan injusta,

pero tampoco entendía tus ideas.

Te quise desde que te vi,

cuando esos pequeñitos ojos verdes me veían a mí,

pero te quise más cuando me mostraste tu visión,

el mundo parecía ser mejor,

tan positivo que no podía ser real,

pero tratabas de cumplir todos los sueños.

Tenías sus ideas (im)posibles,

tenías una actitud complicada,

pero siempre te mantuviste firme

y eso admiré de ti,

eso nos daba fuerza

eso nos entregaba esperanza.

Solo puedo decir:

¡Demonios!

Tengo un ángel más.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa

Pertenezco a las lágrimas no derramadas, todo este llanto es un canto que retumba en un cántaro, esta melodía está llena de lamentos y este suspirar suena como un revólver, pero a quien apunta, no lle