top of page
Buscar

Amor eterno

En tu partida era demasiado inmadura,

lloré desconsoladamente combinando mi tristeza y egoísmo,

te quería conmigo y olvidé que el amor era libertad,

tú tenías alas y supiste volar,

despejaste, eso no quiere decir que te hayas separado de mí,

simplemente emprendiste un viaje,

estás por todo el infinito cielo, siendo eterna.

Creía que era el final con tu muerte,

olvidando que el verdadero amor jamás termina de sentirse

o por lo menos, de recordarse.

Caí para romperme

esperando que vinieras a recogerme,

cuando debí crecer para estar más cerca de donde tú estás.

Obviamente te quisiera con vida,

pero no puedo negar el vivir que sigue teniendo tu alma,

tu luz que nos sigue iluminándonos,

guiándonos y permitiéndonos brillar,

incluso cuando te has apagado,

tu ser sigue estando en cada persona que te amó.

Dicen que la verdadera muerte sucede

cuando ya no pasas por la mente de nadie,

dime ¿cómo olvidar a quien nos hace ser consciente del aquí y más allá?


Hoy hay sonrisas en mi rostro por la alegría

de haber sido afortunada al haber entrado a tu vida

y tú jamás saldrás de mi vida aunque ya no estés,

fuiste una bendición para cada uno de nosotros,

ahora eres nuestro ángel, o tal vez, tan solo mío.

Sucediste, eso te hace inmortal.

Eres mi amor eterno,

mi verdadero sentir

y mis ganas de vivir.

Te recuerdo con amor, porque ese jamás se desgasta,

jamás nos hace ser pequeños,

¿para qué recordarte con dolor si solo me afectará

y me nublará la vista?

No me permitirá enfocarme en lo que sigues haciendo con tu ser,

en la maravilla que aún eres para quien aún sigues existiendo.

Tengo más amor y gratitud por ti que por nada ni por nadie,

me enseñaste a amar a todos y sobre todo,

a amar, no a querer, a cambiar deseos por oraciones,

esas tienen más fuerzas por la magia,

me enseñaste a amar desde el alma

y no tiene nada que ver con cuerpos,

es amar desde lo más profundo sin importar la situación,

amar libremente y concentrarse solo en eso: en el amor del alma.

Siempre supe que eras un ángel,

siempre trataste de protegernos,

y lo sigues haciendo,

cumpliste tu misión:

darle sentido a nuestras vidas.

Gracias por enseñarnos a andar,

y perdón por perdernos cuando dejaste de estar,

después nos guiaste con tu alma

y te volvimos a encontrar,

solo así no te volveremos a perder, nunca más,

nuestro amor eterno.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page