Buscar

Ana M

Cuando me dicen Ana Mercedes

no sé como debo responder,

me pierdo en el vacío que me causó ese nombre,

solían llamarme así cuando era niña,

me recuerda cuando mi desastre comenzó.


No me reconozco como Ana Mercedes,

algo me suena mal en ese nombre,

no es que no me guste,

solo que me golpea en mis heridas por todas las voces que lo pronunciaron

para luego romper a mi corazón.


Mi mamá se llama igual,

pero esos nombres han sido para referirse a mí,

me siento como una estafa.


Jamás me he identificado como Mercedes,

me pusieron así por mi abuela,

aunque lo intentara jamás le llegaría a los talones,

ahora está más lejos de lo que yo pudiera alcanzar en un vuelo.


El nombre de Mercedes me duele,

me recuerda a que cuando la llame

ella no responderá.


Supongo que me quedo con Ana,

pero es demasiado corto

y nunca me he sentido suficiente.


Empezaron a llamarme por mi apellido, Miranda,

me gusta como suena pero no lo que hay detrás.


No es que quiera ser egoísta,

pero me gustaría no compartir mi nombre,

mi identidad es una mezcla

y a la vez un vacío por no poder ser.


No puedo arrancarme mi apellido,

no quiero seguir derramando sangre por la familia.


Para muchos soy Ana Miranda,

realmente aún no descubro quién soy.


Cuando mi abuelo murió me sentía fatal,

sentí que había perdido a mi familia

y descubrí que de mi nombre, Martínez ha sido lo mas significativo,

aunque no fuera el apellido de mi abuela

me unía a ella de alguna manera.


Recuerdo que aquella mañana sentí como se rompía mi corazón,

decidí cambiar mi nombre en Facebook por Mirandaana Martínez,

aquel apellido tenía que estar en mí,

no tenía que arrumbarlo

y colocarlo en una tumba

donde lloraría enfrente de las personas que he querido

a pesar de que nada se siente igual.


En mi antiguo blog me había puesto Anmir,

cortando el Ana Miranda

y buscando una unión de alguna parte de mí,

¿siempre haré esto, buscar mi identidad

en un nombre en vez de a través de mí?


Mucho tiempo solo use el Ana M,

dejaba al criterio de cada quien colocar el resto del nombre

como según mejor se ajustara a mí,

pero ni siquiera he tratado de encajar en mi nombre.

Incluso hubo un tiempo donde me gustaba alguien,

su nombre iniciaba con la M

y su historia no terminaba conmigo,

pero varias personas creían que cuando ponía Ana M

hacía referencia a él, me causaba gracia,

jamás espere que un chico me complementara.

Muchas de las personas que he querido tienen la inicial con la M,

pero yo tengo tres, aunque reconozco que he estado perdida en mí, j

amás dejaría que el nombre de otra persona me diera una “identidad”

o fuera reconocida por aquella persona,

quiero ser yo a pesar de no saber que hay en mi ser.


Del nombre Miranda tengo todo menos la n

y con Martínez me quedo con las primeras tres letras,

soy esa mirada vacía que trata de encontrar una respuesta en el mar,

pero solo encuentra la brisa tratando de tocar su alma,

pero salgo huyendo de lo verdadero

como quien no quiere que la toque el agua porque teme dejarse llevar por las olas.

En Martínez está escrito “arte”

y sobran letras,

pero necesitamos más espacios para apreciarlo.


Agradezco a mi mamá por compartirme su nombre,

solo quisiera que entendieran que no quiero ser como ninguno de mis antepasados,

quiero dejar mi propia huella

aunque en todo este tiempo solo haya marcado mis tropiezos.


Gracias a la poesía pude descubrir lo que había en mí,

me encontré en mis letras y no en mi nombre,

me encontré en una hoja vacía mientras deshojaba mi historia,

me desnudé para no manchar mi cuerpo de tinta,

pero mi ser se lleno de él.


Gracias a mi poesía pude descifrar el ser que me tenía,

pude sentirme y atreverme a expresar lo sentido.


Gracias a la poesía pude encontrar un sentido

aunque siga caminando por el camino contrario

o cruce una calle solo para evitar a alguien.


Gracias a la poesía pude volver a nacer,

reescribir mi historia y no tener que preocuparme por mis antepasados,

ni por las cosas que no tenían alma.

Pero no me llames poeta,

no merezco ese título.


No importa como me llames,

tú le darás otro sentido

y tono a mi nombre

y tal vez contigo pueda ser yo.

 

Pd: En mi nombre de usuario de IG siempre he utilizado Martz ya que Martínez haría muy largo aquel nombre. Posiblemente siga haciendo uso de él, pero no supe como emplearlo en la poesía, no tiene una historia digna.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.

Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com


Entradas Recientes

Ver todo

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa

Pertenezco a las lágrimas no derramadas, todo este llanto es un canto que retumba en un cántaro, esta melodía está llena de lamentos y este suspirar suena como un revólver, pero a quien apunta, no lle