top of page
Buscar

Ana Miranda

Mi nombre es Ana Mercedes Miranda Martínez, he leído varías veces el significado de mi nombre y jamás he podido aprendérmelo, ni siquiera recuerdo un dato en concreto.

Mi mamá me llamó Mercedes por mi abuela, y para completar ese nombre (aunque mi abuela me complementaba) me puso Ana, indirectamente como ella misma. Jamás he escrito en cursiva, pero me gusta pensar que mi nombre está escrito así, porque de esa manera estaría tejido y unido, conectado a la razón de su ser. Para mí mi nombre significa mi existencia con la esencia de mi familia. Soy yo por otros, soy yo formando más y tratando de dar lo mejor de mí. Mis apellidos han estado de generación en generación formando historias y creando sueños. Mis apellidos están en mi sangre recorriéndome y yo estoy aquí tratando de explorar quién soy realmente y sé que debo enfrentarme a varias batallas y sangrar hasta casi morir para averiguar quién realmente soy y a qué estoy dispuesta. Mi apellido ha sobrevivido dando vidas, ha recorrido grandes caminos y siempre se los da a los pies más pequeños que aún no saben andar. Mi apellido fueron pasos que me dieron un camino, pero yo elegiré mi propio destino.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page