Buscar

Aquel 25 de noviembre / espero que estés bien

Los planes de diciembre se apagaron

desde que te convertiste en una estrella,

estás en algún lugar del cielo

después de perder tu ser en el infierno

y cada llama que te quemó

se prendió en una veladora

que pedía por tu paz.


Dejaste una herida en mí,

pero luego supe que estabas bien,

tal vez es una tonta esperanza,

pero le volví a hablar a Dios,

le hablé de ti y se rompió mi voz,

esa noche no pude dormir,

sentí que estabas en todas partes

y en ninguna parte,

¿era tu alma rompiendo mi cuerpo y corazón?

Odio las tontas casualidades,

como aquella última vez que te vi

fue en el día de muertos,

jamás cruzó por mi mente

que de aquel panteón que había salido aquella vez

te enterraría en algunos días más.

Odio las tontas casualidades,

como el que hayamos crecido juntas,

te pregunté en que calle vivías

y respondí que había ido bastantes veces ahí para visitar a mi familia,

tú vivías enseguida y también era tu familia adoptiva,

sonreí aquella vez, pero luego eso me rompió.

Le dijiste a tus amigas que yo era tu prima

porque pasamos parte de la infancia juntas,

pero el tiempo jamás alcanzó para que fuéramos amigas.

A las dos semanas de aquello

me encontré en una fiesta

y me perdí,

me atacó un sentimiento

y me dejaste indefensa,

lloré enfrente de una multitud

y no tuve otra opción que decirle a mis padres que nos fuéramos,

le dimos raite a alguien que se llama como tú,

creo que por primera vez no me importó que las personas me vieran llorar,

el sentimiento fue más.

25 puntos

en 11 partes de mi cuerpo,

tal vez sigues doliendo,

tal vez he sanado,

pero todavía maldigo

lo que tal vez fue tu paz.

Hace tres años fui a una fiesta de nuestra familia,

vi a tu mamá sonreír

y sabía que la alegría

no es algo que ha estado en ella

desde hace mucho tiempo,

espero que ella esté bien,

espero que tú estés bien.


Tu hermana es idéntica a ti

y me dolió la vez que la vi

porque esperaba que fueras tú.


Tu hermanito sigue creciendo,

ahora él tiene dos años más de los que tú tenías,

espero que él esté mejor,

espero que tú estes bien.


Cuando mis papás cumplieron 30 años de aniversario

me abrazaron y no fue porque los haya felicitado por mantenerse juntos,

sino porque me rompí al darles la noticia

y ahora se me complica felicitarlos,

porque pienso en ti,

ayer les dije que salieran a celebrar y les invité la cena,

mamá no ha estado muy bien

y esperaba que su comida favorita y una buena compañía le hicieran algo de bien,

yo también salí, fui por un café con un amigo,

supongo que a veces todos tenemos que despejarnos,

anteriormente le había contado de ti y fue sin ninguna lágrima,

he estado bien,

espero que tú estés bien.

Aquella noche un amigo me preguntó cómo estaba,

no tenía ganas de hablar con nadie,

pero le respondí y le expresé lo que había pasado,

tenía que sacarlo de mi pecho,

a los meses salimos con dos amigos

y un idiota hizo comentario sobre ti,

él detuvo la mierda antes que avanzara,

sabía lo que me había impactado, afectado,

aún no puedo creer que haya sido mi único apoyo entre todos los demás.

A la mañana siguiente de aquella noche

una amiga me habló mientras yo estaba en la funeraria,

toda la escuela hablaba de aquel suceso,

me preguntó por cómo estaba

y me mostró el apoyo antes de que le respondiera,

jamás le había hablado de ti,

simplemente lo supo.

Aún recuerdo como brillabas,

ojalá lo hubiera sabido mejor,

pero espero que estés bien

donde quiera que estés.

Tal vez me estoy aferrando a una tonta esperanza,

pero decido creer que no importa que pase en el más allá,

no hay nada malo de lo de acá

y tú estás bien.

Odio las tontas casualidades,

como la vez que me hablaste por primera vez,

el 24 de octubre, siendo cumpleaños de mi gran amor, mamá Mercedes,

¿estuviste en mi camino solo para verte partir, por qué?

Aquel día me dolía el pecho,

presentí que algo sucedería,

aun así nunca lo vi venir.


Odio las tontas casualidades,

el querer hablarte esa mañana

porque tenía tiempo sin saber de ti

y estaba preocupada,

pero se me hizo tarde,

y en la noche me avisaron de que no volvería a escuchar tu voz,

intenté hablar contigo en tu maldito silencio

y oré porque deseaba que estuvieras bien.


 

"So, before you go was there something I could've said to make your heart beat better? If only I'd have known you had a storm to weather"

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Tantos años y aún le tengo miedo a la oscuridad que habita dentro de mí. Aún despierto gritando del miedo, temblando y reteniendo las lágrimas. Aún le tengo miedo a mis vacíos, a lo profundo que son t

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa