top of page
Buscar

Buen lugar

No estoy siendo lo peor o mejor versión,

simplemente estoy siendo yo,

la vulnerabilidad no me ha lastimado

como las cadenas que traté de mantener

para cuidar lo que había en mí

y me aferré a la idea de dejarlo ir.


Tal vez mi corazón

jamás se ha tratado de latidos

sino de las olas de su (a)mar,

que van y vienen,

me arrastran, me ahogan,

me hacen ser naufraga

para luego encontrarnos.

Entre los laberintos

me enredé en las ramas

para sentir que llegaba a un lado

y entre los muros que construí

escribí mi nombre para que pudieran conocerme.

La tristeza a veces me arrulla

como una canción de cuna,

me envuelvo en su tono azul

para no dejarme ir por mi lado oscuro.


La tristeza me envuelve

como el abrazo que alguna vez necesité

y tal vez es por eso que a veces no me suelto de ella.


En ninguna vuelta al sol

había recorrido tanto de mí

ni me había iluminado tanto,

aunque sigo recorriendo la oscuridad

sin desvanecerme como el ayer en donde no estuve presente.


No estoy cerca de la persona que quiero ser,

pero me estoy permitiendo ser y sentir,

creo que voy bien incluso cuando aún suelo tropezar o dudo en continuar.


Mi corazón ha estado floreciendo

y quiero arrancar las flores

no para entregárselas a alguien

o para que crezcan de nuevo,

sino por mi hábito de marchitarlo todo

porque la vista seca

me da la profundidad

que no me permito en la belleza,

es por eso que tengo más poesías sobre el otoño

que de la primavera aunque nací en ella.

Dejé mi orgullo a un lado

y me dieron una segunda oportunidad,

no volaremos más alto o lejos,

pero ya no lastimamos a nuestras alas,

compartimos vuelo

aunque tengamos otro destino.


No sé si quedarme

con mi faro o ancla,

toma mi timón

que se acerca una tormenta

y si el océano nos separará,

la brisa me recordará a ti.

La confianza que he puesto en los demás

es porque confío en quien soy,

aún temo y tiemblo,

pero conseguiré lo que me debo.

Quémame como un tatuaje,

dale un sentido al para siempre

del que no podremos escapar.


Me acerqué a vidas

y luego me alejé por días,

he estado queriendo arruinar algo

solo por el miedo,

pero lo pienso

y sé que quiero quedarme con el sentimiento,

solo que me pregunto si realmente lo merezco.


Me acerqué a mí,

todo el tiempo me había estado hablando,

pero jamás me había escuchado.


Pedí perdón,

aprendí de mis errores

y arrepentimientos

dándoles sentido

incluso cuando me hicieron sentir perdida.

El “te quiero”

ya no es solo una frase

que se diga para complementar

y no quiero sonar cursi

diciendo que es una pieza del corazón

que das y hace crecer,

así que seguiré sin expresar mis sentimientos

aun cuando sé que es lo peor que puedo hacer si no hago nada al respecto.


He mostrado algunas cicatrices

y cerrado algunas heridas,

he sido más sincera conmigo misma

y abierta con los demás,

creo que lo mejor que puedo expresar

es que creé un rincón poemario,

pero fuera de él también me siento segura

cuando me expreso.

He retomado el rumbo de mi vida

en vez de dejar que las cosas

que me habían marcado

crearan mi destino,

sin embargo aquí estoy.

Creo que la manera que he encontrado

de expresar mi cariño es a través del sonreír,

pero no siempre me permito llorar cuando las cosas van mal.

Jocelyne compartió una publicación que decía

“me quedo cerquita de la gente que me hace sentir que ser yo esta bien”

y creo que he encontrado un buen lugar.

He estado trabajando en encontrar la seguridad/bienestar

que Ana Mercedes jamás sintió

y Ana Miranda jamás creyó merecer,

aunque a veces haya bajones,

sé el camino para recuperar mis pasos o ritmo,

tal vez ya he encontrado un buen lugar,

tal vez me perderé un rato más,

pero al menos sé que no durará para siempre.


Vamos bien

aunque no sepamos a donde nos estamos dirigiendo,

me desvaneceré entre las escalas de grises

y en vez de pedirle deseos a las estrellas,

le pedirás al arcoíris por mí.


Sumerjámonos en las aguas,

que estar secos

no nos libra de ahogarnos o naufragarnos,

alza tus banderas

para que el viento tenga algo que tocar,

no olvides sentir cada gota

y cuando estés lejos siénteme en la brisa.

Entre más lo pienso menos lo sé

y tal vez tener dudas es lo único seguro de la vida incierta.

No me preguntes qué es lo peor que puede pasar

porque le temo más a los buenos escenarios,

sé que lo arruinaré todo,

pero mantendré a salvo la tinta y el papel

para describir después.


Tal vez me equivoqué más veces

de lo que los demás pudieron soportar,

tal vez ellos tenían razón sobre mí

cuando dijeron que era difícil de sobrellevar,

pero me quiero quedar conmigo

a pesar de las decepciones que me he causado.

Tal vez después de la destrucción que construí

he encontrando un buen lugar,

aún no se siente como en casa,

pero es donde quiero estar

porque sé que me llevará a mí.

 

Desde que salió la obra de arte del último disco de Demi me identifiqué con un par de canciones y aunque Carefully sea mi favorita y me quiera tatuar Butterfly, me motive a través de esta canción para esta poesía, Demi ha sido inspiradora en mi vida desde algún tiempo y verla crecer me llena el corazoncito.



Entradas Recientes

Ver todo

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

Cripta

Entras a mi cripta y tratas de indagar en cada ladrillo mientras afilas el cuchillo que acariciará a la lápida que me volverá a dejar helada. Estás en busca de cada sigilo que te haga saber de aquel s

bottom of page