top of page

Bugambilias

Un camino de bugambilias,

toda nuestra delicadeza se desprendió

y solo es parte de la naturaleza,

esperemos que la primavera

nos traiga la belleza de los colores,

que estoy cansada de retratarme triste,

pero no me retractaré de mi pesadumbre.


Hay un paraguas morado

en la lluvia de bugambilias,

sus enredaderas se convierten en nubes

y de pronto los cielos grises se pintan de rosa.


Las bugambilias no son más que un rehilete de pétalos,

quiero memorizar el sentimiento de este momento

donde las mariposas se posan entre las ramas

para jugar a quién se desprende primero,

me cubre su suavidad

y se sella la grieta de mi alma.


Todo se desvanecerá,

¿podemos quedarnos a contemplar

la gracia de las bugambilias?

la caída de lo inmarcesible,

y si todo se desvanece,

podemos esperar la próxima primavera,

espera, que la vida florecerá otra vez.

 

En la esquina de mi casa hay un arbusto de bugambilia, en el ciclo pasado (cuando chambeaba) tenía que pasar por ahí más o menos a la 1:30 p.m., y me parecía muy bonito el paisaje que daba, a veces tenía que fijarme bien porque ciertos pétalos que se desprendían parecían mariposas que emprendían un bonito vuelo. Allí se posaban muchas mariposas y los colibríes también eran muy felices, incluso yo cuando pasaba por ahí y sin importar cómo había sido el día (posiblemente no muy bonito), le daba una sonrisa muy pura y sentía cierta paz o felicidad, meramente por el aprecio, aunque tal vez era porque ya estaba muy cerca de llegar a mi casita.

En esa época mientras contemplaba ese bonito paisaje, me decía que tenía que escribir sobre eso, pero ya saben, el colapso emocional y mi distanciamiento de las letras, me lo impidieron (bueno, fui yo quien lo impedía).


El paseo diario con Bailey me hace pasar por ahí y ella realmente disfruta mucho pasar por ese camino de bugambilias, puede molestarse en cualquier parte del camino ya sea por ver que paso alguien o un perrito, pero justamente ahí no, bendito Dios.


¿Escribir un poema solo por una bugambilia? Sí. ¿En este año dejaré de escribir poesía trágica? No lo creo, mejor dejo de escribir (No es cierto, pero esa sí es mi esencia).

Solo me queda por decir: feliz y bonito 2024.




Entradas Recientes

Ver todo

Tormenta eléctrica

Ahora me hago pequeña con las tormentas eléctricas, es un miedo infantil que obtuve a los 23 por una madrugada de septiembre donde todas mis ventanas cambiaron el paisaje a un cielo ardiente. Cada nub

Tengo derecho a quedarme en silencio

Llené carpetas sin pruebas, usé solamente representaciones para nuestro caso y decidí detener el proceso, no hay nada qué decir de eso. Debido a las lágrimas mi sangre se mantuvo fresca, cada lágrima

Comments


bottom of page