top of page

Canción

Que canción tan triste escribimos,

nuestra voz cortada estuvo cantándola.

Fue una canción que cuando la compusimos nos sanó,

y ahora al cantarla se nos corta la voz,

es una canción que hoy solo nos hiere.

Hemos tenido nuestros altos y bajos,

ahora no sé donde estamos

ni a donde iremos,

solo quiero estar a tu lado.

El adiós más triste

ha sido el que no me pronunciaste,

la vida más hermosa

es la que me ha hecho morir,

la cicatriz más hermosa

es la que me sanaste.

Quiero tatuarme tu nombre,

pero ya lo tengo en mí,

ojalá estuvieras aquí.

A veces digo las palabras que utilizabas,

aunque no les encuentro sentido,

le daban una forma más linda a mi vida.

A veces digo las frases que decías

y reflexiono sobre lo que se trata,

ojalá me hubieses enseñado lo que tú sabías,

pero me dejaste sola para descubrir el mundo.

El hola más lindo

fue la bienvenida,

no sé lo que me dijiste,

solo sé que me sostuviste en tus brazos

cuando llegué al mundo,

y me sigues haciéndome aferrar a la vida que aún conservo.

No sé que canción definiría mi infancia,

solo sé que quedó la palabra “pequeña” grabada,

solo sé que tu voz era un acorde.

No supe interpretar tu último silencio,

aún lo sigo oyendo,

solo sé que hubo llantos y unas cuantas tristes palabras,

no quería un mañana,

supongo que por eso desperdicio cada día de mi corta vida.

No sé que canción sería la que podría bailar,

a veces desearía que mis pies me pudieran llevar

o que tus alas pudieran volar.

Sé una canción,

ojalá tuvieras otra duración,

aunque sea por tres minutos,

necesito oír tu voz

y poner atención a cada palabra,

eres la canción que me sube el ánimo,

le bajaré el sonido al mundo

porque tú hablarás sobre lo que es la verdadera vida.

A veces escribo,

y si fuese escritora

jamás pudiese haber creado a un mejor personaje,

fui tan afortunada por tenerte por 13 años,

y tu partida me dolerá por el resto de mi vida,

te recuerdo y he llorado,

las lágrimas me forman una sonrisa,

detrás de este corazón herido

hay latidos tan agradecidos.

Te llevaste la tinta

y me dejaste solo páginas en blanco,

prometo escribir una buena historia

y prometo dar lo mejor de mí para vivir mi vida.

Le canto a la tristeza y a la alegría,

canto con lágrimas y a media sonrisa,

le canto a los sueños para seguir durmiendo,

me podría cantar al amanecer para levantarme,

le canto al amor, y hay demasiadas canciones de desamor,

haré mi propia canción

y sé la cantare a la vida,

pero tres minutos no son suficientes,

y a veces pueden ser demasiado.

Soy un verso sin voz,

y todo el ayer es una introducción,

mis sueños son un borrador

y el despertar será mi oportunidad.

Mañana descubriré el para que respirar,

porque encontrare el por que de mi vivir.

Mañana mis pies se cansarán de tanto recorrer,

danzaré y caeré

hasta encontrar una canción merecida de bailar.

Mañana me quedaré sin voz

y estaré en mis argumentos,

mañana me quedaré afónica,

y en mi mente seguiré cantando.

No tengo los mejores pasos,

pero encontraré un buen camino.

Mi destino lo he descubierto

y me he estado dirigiendo hacia otro lado,

quizá al final todo esté,

pero no estoy preparada para ello,

o quizá sí,

pero no he enfrentado mis miedos.

La vida es una canción sin poder regresar o adelantar,

solo hay una tecla y ya deberíamos de saber cual es.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas Recientes

Ver todo

Mundos conectados

Hace unos días falleció una amiga de mi abuela, durante el trayecto al funeral empezó a llover, el viaje se me hizo largo, el conductor tenía encendida la radio y ningún cantante quiso cantar, silenci

Comentarios


bottom of page