top of page
Buscar

Carretera

No sé por qué las carreteras me provocan cierto tipo de nostalgia,

tal vez es por la fragilidad y el cristal,

o porque finalmente puedo decir que todo se siente tan lejano,

ven y llévame a todos los horizontes posibles

para olvidarme de los paralelos (que siempre son imposibles).


No sé por qué las carreteras me provocan cierto sentir,

no sé si es nostalgia o solo familiaridad

por no saber cuál es el camino.


El aire está sacudiendo algo más que mi cabello,

¿quién dejó la ventanilla abierta de mi alma?

se empiezan a desbordar los sentimientos

y ojalá salieran al campo abierto y asfixiaran al cielo,

pero no, se quedan en el asiento junto a mí

hasta que me dan ganas de salir de ahí.

El paisaje y mis terribles ganas de llorar,

¿y si siempre me quedo en medio de la nada?


Me mantengo callada en todo el camino,

cuento los kilómetros sin ninguna prisa

y capto lo que puedo detallar de todo ese espacio,

aquellos árboles o solo el pasto,

las comunidades lejanas y las vacas,

las formas de las nubes y los trazos de mi alma,

el principio y el fin,

las señales del camino y los abismos reunidos.


¿En mi vida pasada morí en un accidente en carretera

o porque veo toda mi vida a través del cristal?

No lo sé, pero no lo leeré a Camus* mientras voy en un auto.


No sé por qué las carreteras me provocan cierto tipo de nostalgia

y está bien porque será el viento lo que secará mis lágrimas.


 

Albert Camus, un día antes de morir dijo “No conozco nada más idiota que morir en un accidente de auto”, y en efecto, murió de esa forma “absurda”. Y nada, le tengo un aprecio a ese wey, aunque no he leído todos sus libros (sí los tengo en el estante).


Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page