Buscar

Carta al cielo

Me dejé llevar tanto por el dolor

que hice algunas cosas que nunca debí hacer,

lo siento,

había olvidado quien con tu amor me hiciste ser.

Quizá siempre lo supe

porque en mi corazón siempre han sonado tus palabras,

pero yo seguía soñando con escuchar tus palabras para confirmarlo.


Quería ignorar los latidos por un rato,

que eran golpes en una puerta cerrada (mi corazón)

pidiendo ayuda por tanta oscuridad,

por el dolor que me consumía.


Quería desconectar mi mente

para evitar mis pensamientos,

aquellos insultos,

esas voces,

todo lo que mi desequilibrio emocional me provocó.

Quería desconectar todo en mí

y revivir.

Siempre he tenido en cuenta todo lo que tú hiciste por mí

y quien me hiciste ser,

pero me dolió saber que con tu final,

yo no podría mejorar,

porque no seguirías motivándome a ser mejor

mediante tus actos y palabras,

porque no me harías aprender nada más con tu presencia,

por tantas cosas..


Es imposible regresar a ese día

y mantenerme igual,

entonces no sabía qué podía aprender

y tratar de superarme sin dejarte atrás.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.

Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa

Pertenezco a las lágrimas no derramadas, todo este llanto es un canto que retumba en un cántaro, esta melodía está llena de lamentos y este suspirar suena como un revólver, pero a quien apunta, no lle