top of page
Buscar

Conocer(te)

Conocer tu voz

fue cantar todo el día la canción

que a ti me sonaba.

Conocer tu voz

fue encontrar palabras

para escribir poesía,

pero perder las conversaciones

que contigo podía tener.

Conocer tu voz

fue saber el sonido de mi corazón

y el tono de mi alma.

Conocer tu voz

fue buscar canciones

que contarán nuestra historia

o me entregarán sueños.

Conocer tu voz

fue bailar al ritmo de tus palabras

y querer danzar contigo en silencio

solo para contemplarnos

y admirar ese momento.

Conocer tu voz

fue apagar mis demonios.

Conocer tu nombre

fue descubrir algo más mágico

que cualquiera de las oraciones.

Conocer tu voz

fue quedarme sin palabras…

Conocer tus ojos

fue saber con quien me quería reflejar.

Conocer tus ojos

fue saber que quería observar,

porque a través de ti

veo una mejor yo

y siento que puede existir un “tú”.

Conocer tus brazos

fue saber a que sitio pertenecía

y querer permanecer en cada amanecer y oscurecer.

Conocerte a ti

fue descifrar mi poesía escrita

cuando no te conocía.

Conocerte a ti

fue explorar un sentimiento,

descubrir ilusiones

y navegar en la esperanza y espera.

Conocerte a ti

ha sido lo más increíble de mi vida,

porque por fin la pude vivir,

porque por fin pude amar,

porque por fin sentí mi alma,

porque por fin hubo esperanza.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page