top of page
Buscar

Contigo

Amanecí extrañando tu voz,

pero en el transcurso del día no te hablé,

me sorprendió tu llamada esa misma noche,

te dije “te quiero” y realmente lo sentí.


No importa que aquel corazón esté lejano

mientras los latidos se busquen

y el amor nos encuentre.


Tú cuidas hasta lo irrompible de mí

y yo me desarmaría para darte mi mejor pieza,

porque a veces la necesitas más que yo.

Contigo no necesito disfrazar mis sentimientos

y siempre nos desnudamos ante el atardecer,

los rayos del sol clavándose en nuestra piel,

¿somos la herida que hace sangrar al cielo y hace rojizos a los atardeceres?

Eres la brisa del verano

esperando ser frío

como el invierno.

Contigo no necesito máscaras,

de todas maneras siempre está expuesta mi mirada

y dices que siempre revelo la verdad a través de ella.


Contigo no necesito disfrazar mis sentimientos

y siempre nos desnudamos ante el atardecer,

porque luego nos cubren las estrellas.

Contigo mi alma es libre

y por eso conoces mi mejor versión.

Todos saben mis problemas,

excepto quien me los causa,

pero contigo aprendí a confiar,

no solo te conté sobre mi corazón roto,

también cuando (tú me) dueles.

Dices que la luz de la luna te quema

mientras yo le apunto a las estrellas para hacerlas caer,

estoy hecha de lo efímero,

realmente necesito hacerlo durar un poco más.


Tú eres el color verde,

yo soy el rojo,

a veces nos sentimos tan azules,

las personas pueden ser daltónicas

y no nos importaría,

nosotros hemos sabido apreciarnos,

sabemos lo que nuestra alma es

aunque nadie hable de eso,

¿De qué sirve que todos vean

si nadie se atreve a mirar?

Sigue brillando,

tengo tatuado cada rayo de tu sol.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.

Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz


1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

Cripta

Entras a mi cripta y tratas de indagar en cada ladrillo mientras afilas el cuchillo que acariciará a la lápida que me volverá a dejar helada. Estás en busca de cada sigilo que te haga saber de aquel s

bottom of page