top of page
Buscar

Dos tontos

Ardimos entre los atardeceres rojizos,

el cielo lució como el infierno,

todo era fuego,

nos consumimos lento

como si fuéramos nubes desvaneciéndose.


Cuando todo se apagó entre nosotros

descubrí que mis sentimientos por ti eran verdaderos,

aquellas cenizas guardaban una chispa,

pero nuestra mecha ya estaba cansada

y nuestro fuego había explotado tanto

que aquel adiós era el definitivo.

Estamos enamorados de los atardeceres

solo porque son efímeros,

solíamos detenernos

para fluir con las nubes,

sentíamos sus tonos,

tal vez éramos dos tontos.

Solíamos creer que

el atardecer era una postal eterna,

un espacio del cielo

tratando de llenarnos,

tal vez éramos dos tontos,

queríamos adueñarnos del cielo

para sentir que no pertenecíamos al infierno.


Solíamos creer que

el atardecer era una postal eterna,

jamás nos interesó leer nuestro destino en las estrellas,

sabíamos que todo terminaba como los atardeceres,

pero tal vez debimos esforzarnos por escribir algo mejor.


Solíamos creer que

el atardecer era una postal eterna,

queríamos escribir del otro lado

lo que nos hacía sentir cada color,

pero el principito tenía razón.


Los atardeceres se pintaban en nosotros

y en el anochecer dibujamos estrellas,

solíamos olvidar nuestros vacíos

cuando observábamos al cielo,

éramos dos tontos,

buscábamos esperanza

en lo efímero,

pero jamás creímos en lo eterno.


Nos aferramos a los atardeceres

cuando realmente tratan de como dejan ir al día,

nuestra vida se basa en perseguir lo que desea ser libre.

Eres como el atardecer,

te quise detener

cuando te estabas desvaneciendo,

te guardaré en mí como si fueras una postal,

porque te pierdo en cada tarde

y es demasiado tarde para seguir intentándolo,

esta es una carta de despedida.

Aquella tarde en mi terraza te pregunté

“¿Será que la vida siempre nos presentará colores en el atardecer

para luego dejarnos en la oscuridad del anochecer?”

Jamás respondiste, pero perderte me dio la respuesta.


Éramos dos tontos

tratando de conseguir esperanza, ilusión e inspiración

en un cielo azul, donde en las tardes algunos colores luchan por pintarse

y brindarnos paz,

esos éramos nosotros,

dos tontos creyéndose profundos

y ahogándose en la primera gota de agua.


7:27 p.m. 07/sep/20

Fotografía tomada desde mi terraza

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page