Buscar

Eduardo

Te he conocido

desde lo roto a lo intacto,

desde las grietas a lo entero,

desde lo gris a lo colorido,

desde tu locura a tu cordura,

desde tu silencio a tus ecos,

desde tus máscaras a tu alma.

En ti veo a alguien

en quien se puede confiar,

así que jamás dudes de ti.

Eres alguien que tiene ideas muy brillantes,

el mundo es tan oscuro y quiere ser pintado por ti,

dale tantas alegrías que te entregara una sonrisa.

Me has hecho entregarte mi alma,

compartirte mi sentir

y enseñarte mi verdadero ser:

aquel que es profundo,

aquel que pueden entender los mudos

y se imaginan los ciegos,

aquel mundo mágico

lleno de sensaciones indescriptibles

en esta vida donde tú y yo sabemos vivir sintiéndola.


Eres digno de admirar,

tú puedes inspirar,

toma tu tinta,

agárrate fuerte

porque soñaremos en las plumas

y viviremos entre las hojas.

Eres un trocito de cielo

donde podemos encontrar de todo:

desde amaneceres, atardeceres, anocheceres,

lluvia de gotas y de estrellas,

relámpagos y truenos del corazón,

nubes tanto en su tono gris como en todas sus formas.

También se encuentra en ti

la luna para ser cercanos a ella

sin importar la distancia;

la luna para confiar

y creer en las estrellas.

Yo creo en tus estrellas,

en aquellas que algún día te guiarán

cuando dejes que las piedras con las que tropiezas

te susurren los aprendizajes que tratas de esquivar.

Todo siempre ha estado en ti,

incluso antes de mí,

yo solo te he hecho vivirlo

e inmortalizarlo.


Yo solo te he hecho sentir cada momento

y a vivir a favor del tiempo y viento.

Eduardo,

nunca te rindas.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.

Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa

Pertenezco a las lágrimas no derramadas, todo este llanto es un canto que retumba en un cántaro, esta melodía está llena de lamentos y este suspirar suena como un revólver, pero a quien apunta, no lle