top of page

El daño que (me) hiciste puedo sanarlo

No quería aceptar que me habías hecho daño

porque quería creer que eras bueno,

sé que todos cometemos errores,

pero jamás entenderé por qué lo hiciste.


Cuando te enteraste de aquello en esa tarde de abril

me dijiste que te podías quedar esa noche conmigo

porque sabías que no estaba bien,

pero luego utilizaste esa oscuridad en contra de mí

y lo contaste como si fueran unas malditas estrellas en un cielo robado.


Aquella noche de julio

lloré mientras estabas al otro lado de la puerta,

sollozaba maldiciendo,

luego tuve que salir porque me estaba ahogando en esa habitación

y quería sentir la brisa del mar

para que mis lágrimas se sintieran acompañadas,

trataste de perseguirme

pero dije que todo estaba bien, ni siquiera podía voltear a verte,

a la mañana siguiente te despediste con un abrazo distinto,

no puedo recordar su sensación,

solo que sonreí en tu hombro

después de una de las pocas noches

donde fui tormenta que puedo recordar claramente,

ojalá pudiera olvidar las noches de este año

donde he hablado de ti hasta llorar sin parar,

lo dejaré continuar para sanar.


La semana pasada descubrí por qué siempre me han dado miedo los lazos,

no es por el abandono tal cual, aunque si lo atravesé antes de conocerte,

pero cuando mencioné la verdadera razón

no pude evitar pensar en que también me hiciste sentir aquello

y puedo perdonar cualquier daño,

a excepción cuando me hicieron sentir que me lo merecía.


Sé que entre nosotros quien se fue fui yo,

siempre supe que tus sueños nos alejarían,

pero no fue por eso,

sino por las pesadillas que me hiciste tener.

Los sentimientos no se equivocaron,

el sostener un corazón que deja caer

y no le importa si te vas a romper fue el error,

me está costando tanto el limpiar las heridas

porque jamás quise aceptarlas

y la sangre se ha secado y manchado tanto,

cada latido ha sido un suspiro

y a veces es tan cansado el seguir vivo.


Cerraste tanto mi corazón

cuando debí cerrar sus heridas,

tienes tu versión de los hechos,

lo sé, aunque no sepa de ellos,

pero dime qué asesino admite abiertamente sobre su crimen.


No maldigo tu nombre

solo porque ni siquiera quiero pronunciarlo

y agradezco que Aldair ya no me pregunté o hablé de ti,

aunque no le he hablado abiertamente de las heridas que están abiertas,

no es tan necesario porque es algo obvio,

él solía decir que no iba a encontrar alguien mejor que tú,

pero cualquiera podría serlo si permite ser,

¿tú realmente lo hiciste?


Fue un chiste cuando él le regaló a su ex la casaca que te prestamos,

pero fuera de bromas,

¿fue real aquel “te odio” que escribiste?

siendo honesta, parece de verdad

porque por lo que (des)hiciste

no es como si realmente me hubieras querido.

No quería aceptar que me habías hecho daño,

pero ¿cómo podría repararlo?



Entradas Recientes

Ver todo

Narrativa

Te dejaré en los bordes de las páginas hasta que las uñas te desgarren de la historia, en tu alma no volverás a sentir ninguna caricia. No somos importantes, nadie tiene que saber nada, me eliminaré d

Comments


bottom of page