top of page
Buscar

El diablo se enamoró

El diablo se enamoró

con la intensidad de su infierno,

con la fuerza de su fuego,

con el brillo de las chispas incendiándose,

con las cenizas formando poesía sobre lo que fue.


El diablo se enamoró,

a pesar de ser el ser más poderoso,

sus huesos eran frágiles al temblarle el cuerpo

cada vez que su corazón latía más fuerte.

El diablo se enamoró de un ángel,

devolvió todas las almas que había comprado,

quería ser digno.

Toda la oscuridad que lo había consumido

solo era un tono nuevo del arcoíris.

El diablo se enamoró,

su cuerpo pedía besos

y él solo quería pedir perdón.

Sus labios se rompieron

por el daño que había hecho.

Se desnudó mil veces

y mostró su espalda,

estaba llena de raspones,

las cicatrices selladas aún tenían sangre,

pero cuando se enamoró,

en aquellas heridas solo había alas.

Sus ojos fríos

se vieron como luces brillantes.

Cambió todo su ser

para no dañar a un ángel.

Él dejó su pasado oscuro

porque quería entrar al cielo.

Dejó sus errores en cadenas

para que no lo alcanzaran.

Quería ser libre

sin dañar.

Quería sentir amor

y transformarme en algo mejor.

El diablo se enamoró de un ángel,

hay mucha distancia entre el infierno y el cielo,

pero el diablo explotó para volar y llegar hasta él

para decirle que lo amaba entre sus chispas,

no importa si se convertía en cenizas,

valdría la pena haber confesado su amor.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.

Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz


Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page