top of page
Buscar

El exilio donde existo

Abrí mi soledad como una herida

para así expulsar todo de mí,

así no habrá epitafio,

todo lo escrito dentro de mis paredes

será la verdad

y me aseguraré que nadie pueda atravesarlas.


He cortado todos los lazos

y me envuelvo en las tiras que quedaron sueltas,

siento como si estuviera en espera de una estrella fugaz

en medio de los rayos del sol,

sé que hay una vida deslumbrante allá afuera,

pero me he vuelto tan jodidamente deprimida.


Mi corazón suele convertir las cosas que amo en piedras,

así que voy a un par de lápidas

y nunca sé qué decirles,

“desearía haber sido yo”, tal vez pensé,

no sé cómo explicar que solo encuentro mis palabras

cuando me olvido de las voces que me apreciaban.


Es mi silencio lo que me encadenada,

¿puedes escuchar mis cadenas

o también aprendieron a no hacer ruido?

yo jamás quise crear un disturbio,

ser una tonta molestia.


He estado sintiéndome un pez

por las cicatrices que parecen escamas,

no me queda más que abrir mi soledad como una herida

porque si alguna vez fui algo fue un pez fuera del agua,

no sé cómo pertenecer o permanecer

y ni siquiera puedo lamentarlo.


De soledades voy

y de soledades vengo,

ya no se escuchan los ecos,

ya no te recuerdo ni invento.


Y donde alguna vez estuvo mi alma

ahora habita un abismo

donde mi ser se orilla,

¿para qué saltar si siempre estoy cayendo?

Dios, por favor, no.


Abrí mi soledad como una herida

para así expulsar todo de mí

y no quiero que seas el exilio

donde existo.


コメント


bottom of page