top of page
Buscar

El fuego de tu hoguera

Jamás fui oxígeno,

ni siquiera un suspiro.

Jamás fui un eco,

mi voz no resonó.


¿Cómo pretendía

quedarme en ti

si jamás estuve ahí?

Jamás fui fuego,

ni siquiera una chispa,

no sé cómo pretendía construir tu hoguera,

ahora estoy destruida entre las cenizas

y es el humo el que no te deja ver nada más.


Jamás fui un susurro

ni nudos en tu garganta,

ninguna palabra dice nada.


Jamás fui demasiado fuerte

como para soportar esto,

no sé qué estoy haciendo

o por qué lo sigo intentando.


Jamás fui un momento,

jamás seré un recuerdo,

tú destacaras entre todos los olvidos

por todo lo que hiciste añicos.

Jamás fui un sueño,

¿por qué siento que estoy atrapada

en una pesadilla que jamás termina?

Y abro los ojos solo para encontrarte en mi lagrimal,

ahora debo enfrentarme a lo real

que siempre es una muerte segura.


Jamás fui antidoto,

tal vez solo suicidio.


Jamás fui lo que quería ser,

¿tú también te has sentido insuficiente?

Porque querer no es poder

y usar el corazón es desgastar cada pieza

hasta insensibilizar a tus entrañas.


Entradas Recientes

Ver todo

Soy lo que quedo y no sucedió. Soy el colapso y los escombros. Soy la veleta clavada tratando de remover algo en mí, ¿hay algo en mí? Soy el pájaro que cayó y destruyó su nido, sin bandada ni direcció

Representas mi gratitud y mi esperanza, conviertes mi ser en un torrente, nunca he estado mejor. Haces sonar lo cristalino del viento, con tu vibra vuelves todo vida, tus cantares estallan como los cú

Llévate el fuego y déjame las brasas, no, espera, al revés mejor, no, está bien, lo que sea, solo haz que quede algo. Llévate la ilusión y déjame la esperanza, se hace trizas, pero aún brilla. Llévate

bottom of page