top of page

El himno de la felicidad

Las veces que bailamos

seguí con los pasos

hasta llegar a casa.

Las veces que bailamos

giré de la emoción,

daba vueltas queriendo volver

a cuando todo sucedió.

Bailaba enfrente del espejo

y cantaba en el baño.

Bailaba por toda mi habitación,

necesitaba más espacio,

me sobraba la emoción.

Tantas vueltas que caímos,

tantos pasos que nos perdimos.

Dejaste de tomarme de la cintura

y yo dejé de aferrarme a ti.

Nuestras manos dejaron de estar unidas

y nuestros latidos solo fueron ecos

del amor y palabras del ayer.

Antes bailaba de la emoción

recordando nuestros pasos.

Ahora bailo para disfrutar la libertad

y sentirme mía en cada paso,

a veces caigo porque no hay nadie para sostenerme.

Porque no importa cual es la canción,

bailar es el himno de la felicidad.

Porque no importa lo triste que estemos,

nos reímos de nuestros pasos

o le sonreímos a nuestro acompañante.

Bailo para olvidar,

para sentirme a mí,

para vivir a través de canciones

sin importar la historia detrás de ellas,

yo la estoy escribiendo con mis pies

por estar bailando.


Mira mis movimientos,

no importa si estoy cansada,

siento que nadie podrá nunca detenerme.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas Recientes

Ver todo

Nostradamus

Nostradamus me dio su palabra, pero él solo usaba metáforas, aprendí de él porque tú no sabes qué tan real fue. Nostradamus tocó el hilo que compartíamos para proclamar que estábamos destinados, pero

Opmerkingen


bottom of page