Buscar

El laberinto del amor

La vida es como un laberinto, es el laberinto donde tú y yo nos conocimos, donde cuando menos piensas, ya tomaste otro camino, aunque creías que te llevaba a una salida, te fue cruzando por más caminos donde nos perdimos y confundimos. Nos encontramos y nos perdimos, nos buscaremos, ¿nos encontraremos?

Con el paso del tiempo, cuando buscamos la salida, encontramos nuestros corazones, descubrimos nuestro sentir. Nuestros corazones fueron conociéndose hasta ser uno mismo. Aunque pase el tiempo, nuestros corazones seguirán latiendo fuertemente el uno por el otro. Tu nombre se quedará tatuado en mi corazón y estará grabado en mi mente, letra por letra para no olvidarte jamás.

Con el paso del tiempo, nuestro amor crecerá y nunca acabará, nos amaremos hasta el último latido, y mi último suspiro por ti será. Pero aunque esto pase haciendo que no me pueda quedar, nuestros corazones estarán tan unidos que seguirán siendo parte de nuestra vida, nuestro amor y nuestro tiempo, cual si fuera un reloj de arena donde nuestros momentos, nuestros recuerdos, irán cayendo lentamente porque nosotros nos motivábamos a levantarnos. Aunque no haya vida, seremos historia y todos nuestros sueños habrán sido realidad.

Pero pensándolo bien, nuestro amor fue del alma, por eso aunque estemos muertos seguiremos sintiendo ese amor, tan indestructible, tan eterno, tan mágico, tanta bendición para dos personas que abandonaron el infierno para hacer un paraíso en la zona de guerra, la vida.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Tantos años y aún le tengo miedo a la oscuridad que habita dentro de mí. Aún despierto gritando del miedo, temblando y reteniendo las lágrimas. Aún le tengo miedo a mis vacíos, a lo profundo que son t

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa