Buscar

El libro de tu vida

No quieres a un narrador para tu historia,

no quieres que nadie sepa algún secreto tuyo,

solo quieres que todo siga siendo un misterio,

temes que alguien te conozca mejor que tú,

porque a veces te llegas a desconocer

y tardas en estar bien.

No quieres un personaje principal en un tu historia,

van a las audiciones y les dices que les vas a llamar,

pero ni siquiera anotas sus números ni repites su nombres,

temes que una voz pueda ser el mejor sonido que puedas escuchar,

temes que un simple nombre te haga estallar.

Para ti todos son personajes secundarios,

no los quieres necesitar en ningún caso.

No quieres que nadie sea un personaje principal,

porque tú eres el más importante,

temes que alguien sea especial

y te haga perder la cordura,

pero tú mismo te atas con las cuerdas.

El libro de tu vida se está escribiendo,

no piensas jamás publicarlo,

temes ser descubierto,

tienes miedo que te conozcan parte por parte,

que descubran las palabras que dices,

los sentimientos que sientes,

las emociones que tienes,

los pensamientos que conserva tu mente,

el amor que conserva tu celoso corazón.

Temes que alguien entienda el hielo de tu ser,

que comprenda tu frialdad

y también se dé cuenta que te quemas.

Temes que alguien descubra tus cicatrices que te han marcado,

las heridas que has formado,

aquellas cosas que ocultas

por miedo a ser descubierto.

Usas una máscara y siempre estás con armas,

no quieres que descubran tu verdadero tú,

las armas son para mostrarte como un guerrero,

alguien fuerte que sabe enfrentar alguna situación,

pero a veces te ahogas en una lágrima.

Arrancas tus páginas,

subrayas algunas palabras,

dejas doblada alguna esquina,

y actúas como si nada,

hay capítulos que te destruyeron

y te esfuerzas por construir nuevos.

No quieres a un narrador para tu historia,

nadie la podrá contar mejor que tú,

pero si pronuncias alguna palabra

te pondrás a llorar,

aún no has superado algún suceso

y has olvidado como eres antes de eso.


Te gustaría gritar,

pero te quedas en silencio,

has aprendido a callar

cuando deberías de hablar.

Quisieras contar alguna de tus historias,

cada una tiene su moraleja,

pero te pierdes en las palabras

y olvidas el aprendizaje de la cicatriz.

Estás lleno de misterios

y temes que te comprendan,

porque tú ni siquiera entiendes.

No quieres un personaje principal en tu vida,

porque temes que se lleve una parte de ti,

temes abrir tu corazón y mostrarte vulnerable.

El libro de tu vida se está escribiendo,

tratas de modificarlo,

pero lo que paso no se puede cambiar,

lo lees por cada letra

y tratas de descubrir que está mal,

lo lees y no necesitas imaginarlo,

porque sigue tan vivo en tu mente,

aunque algunas veces te sientas tan muerto.

El libro de tu vida no tiene faltas de ortografía,

pero tiene tantos errores que te han marcado los días.

El libro de tu vida está lleno de historias

y tú tratas de hacer poesía.

El libro de tu vida no está acabado,

hay muchas páginas en blanco,

por todas aquellas que te han manchado.

El libro de tu vida no está acabado,

falta mucho espacio para llenar

y tú te puedes completar.

Toma una hoja,

inicia un nuevo capítulo,

hagamos que te sientas vivo,

y aquellos capítulos solo sean lecciones,

una muestra de lo débil que te sentías,

pero de lo fuerte que realmente eras.

Inicia un capitulo

y has que la historia de un giro,

que tome la dirección que realmente quieres.

Has que la historia cambie completamente,

tú eres el escritor y protagonista,

puedes lograrlo.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa

Pertenezco a las lágrimas no derramadas, todo este llanto es un canto que retumba en un cántaro, esta melodía está llena de lamentos y este suspirar suena como un revólver, pero a quien apunta, no lle