Buscar

El verso del epitafio

El verso del epitafio

es el eco de lo eterno,

déjame escribirlo en tu nuevo templo

mientras se agrava mi falta de,

¿a dónde se fue tu ser?

Las lápidas no son más

que otro tipo de escultura,

admiro la vida que se fue

mientras estoy contemplando al vacío,

hay algo en ti en el viento,

¿cuándo aterrizará tu vuelo?

llevo esperándolo desde que me dejaste.


Estás en aquel susurro que nadie puede escuchar,

así que grito con las fuerzas de mi debilidad.

¿Debo escuchar a mi corazón?

Su voz jamás ha hablado en mi idioma,

su lengua devora a mi alma

y yo solo tengo las sobras.

Intento traducir mis latidos en versos,

pero si son confesiones

debo mantenerlas en vigilancia,

pero le dan vida a mi vigilia

y al otro día muero un poco más.


El verso del epitafio

es el eco de lo eterno,

abre al silencio

y a los lamentos.


Las hojas caen sobre tu tumba

bailando sobre lo más inmóvil posible,

le dan vuelta a lo imposible,

el plan jamás ha sido traerte de vuelta,

es darle gracia a tu alrededor,

avivar tu esencia,

darle aroma a tu alma

para finalmente respirar.

Entro a tus aguas secas

y veo a tu fantasma nadar,

no me queda más que naufragar

hasta que salgan escamas

y sentirte en mi piel,,

de todas maneras ya me has hecho de agua

entre tanto llorar.


El silencio nos ha envuelto,

solo entrego mis palabras en poemas,

se acerca el otoño

y con él la canción del adiós,

la pondré en repetición

hasta aplazar lo que me aplastará.

En el derrumbe abrazaré a tu lápida,

luego me elevaré sin cima,

solo eres huesos y piedras,

no sé qué me rompe más.

Escribí el verso de tu epitafio,

desde entonces, encontré en mi tinta miasmas,

no puedo ser la misma,

al menos me queda la vida que no sé cómo vivirla

entre tu silencio y el eco de lo eterno.

Entradas Recientes

Ver todo

Tantos años y aún le tengo miedo a la oscuridad que habita dentro de mí. Aún despierto gritando del miedo, temblando y reteniendo las lágrimas. Aún le tengo miedo a mis vacíos, a lo profundo que son t

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa