top of page

En las manos del mal

Estamos en las manos del mal,

de quienes han olvidado tocarse el corazón,

son manos violentas que jamás sintieron las caricias

y por eso prefieren atacar.


Disparan en el pecho

porque olvidaron que el pecho

era el contacto con los corazones

cuando nos abrazamos,

pero prefieren abrasar,

tal vez quieran sentir un poco de calor

y tener colores intensos por el fuego

aunque siempre estén de negro por el luto de quienes mataron.

Estamos en las manos del mal

porque el poder es su único deseo,

la magia es un cuento,

pero mira cuantas historias han terminado en tragedias

solo por querer ser leyendas del poder.


Estamos en las manos del mal,

sus dedos son cuchillos.

Estamos en las manos del mal

y se hace una guerra

para ganar la paz.

Dicen que la paz es inalcanzable

porque no se puede tocar,

pero solo queremos sentirla,

así que por favor, detente,

que quiero que mi corazón avance sin miedo

aunque él no vaya para ningún lado,

pero quiero que en cualquier camino haya seguridad,

no quiero ser una más.


Tal vez para radicar al mal

debemos de empezar por nosotros mismos

y enseñarles a los demás eso,

mostrando nuestros valores,

haciendo el bien y dar lo mejor,

unirnos para formarnos y no destruirnos.

Todos somos uno mismo,

pero yo también puedo ser la víctima,

todos somos expuestos, es un sorteo,

cambiemos esos papelitos

y hay que hacer que nos ofrezcan una mejor vida

y no la peor muerte.


Hay que cambiar el maldito punto de vista

antes de que nos saquemos los ojos

por lo que está sucediendo en el mundo.


Estamos en las manos

y lo peor es que nadie hace nada.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas Recientes

Ver todo

Mundos conectados

Hace unos días falleció una amiga de mi abuela, durante el trayecto al funeral empezó a llover, el viaje se me hizo largo, el conductor tenía encendida la radio y ningún cantante quiso cantar, silenci

Comments


bottom of page