top of page
Buscar

Eres tú, mamá

Te he mostrado mis heridas

y has sonreído al verlas,

derramé otra lágrima,

pero no tenía el sabor del dolor.

He visto en tus ojos

el verdadero significado,

me muestras el valor de la alegría

que es la misma, aunque se sienta distinta

por estar esparcida.

Me muestras que se puede sonreír

aunque el corazón no sienta esa alegría,

pero sonreímos obligándonos a tener la chispa

de aquello que nos apagó.

Porque tú me has enseñado a soportar

y al final del día allí estás,

es por ti por quien mi vida comenzó

y eres tú quien me da una razón para vivir.

Me envuelves en tus brazos

y ese abrazo me regresa completa,

porque tú eres la magia de lo inexplicable

y decir que te amo demasiado

jamás será suficiente.

Porque eres tú

quien me ha enseñado a amar

aunque ese amor nos haga daño,

si es verdadero,

también será la cura,

yo he sido tu dolor de cabeza,

tu corazón roto

y a la vez, tu calma y amor verdadero.

Porque tú jamás me has dejado de amar

aunque amarme sea tan complicado,

aunque yo haga que el demostrar sea difícil,

tú sigues

y me permites avanzar,

siempre de la mano,

unidas por el abrazo.

Porque tú me has reparado

justo en el momento en el que yo

rompía a tu corazón,

me sanas incluso cuando no tienes salvación.

Porque aunque tengas unos ojos tan pequeños

me has mirado con todo el amor del mundo

y el universo es tan pequeño.

Porque soy tu hija

y a la vez, una niña

que se siente tan grande

y tienes miedo que me vaya lejos,

pero cada latido de mi corazón

me hará amarte más

aunque la distancia sea demasiada.

Porque tú ríes

y mi risa tiene más sonido,

hacemos la canción perfecta

sin encontrar nuestro ritmo.

Porque yo sonrío

y tu sonrisa es más grande que la mía

cuando sabes que mi felicidad

es la mayor que aún puedo tener.

Porque tú has sido mi compañera en la nada

y mi cómplice para todo.

Porque has estado

cuando a todos he abandonado,

cuando todo me ha dañado.

Porque tú me enseñaste a hablar

y por ti me sé expresar.

Porque tú me diste la vida

y por ti siento que siempre valdrá la pena estar viva.

Porque tú me comprendes

aun no estás de acuerdo conmigo.

Porque tú te has quedado

cuando le he gritado a todos que se vayan,

no te ha dado miedo lo mala que puedo ser,

pero te da tristeza el corazón herido del ayer.

Porque tú

sabes hasta mis pensamientos,

sientes mi corazón

aunque niegue el sentimiento,

sabes todo de mí

y quien soy es por ti.

Porque me haces amar

de la manera más real

y te amo

de la manera más incondicional.

Porque tú haces que las derrotas

no sean en el fin del mundo,

que sean el principio de una mejor preparación

para dar lo mejor en la próxima ocasión

y ganar

o no perderme.

Porque has estado allí

en mis triunfos,

haciendo que cada día aunque no pase nada

tenga esa satisfacción de saber que lo logre.

Porque tú me has escuchado

aun cuando me pierdo en la plática,

aun cuando no encuentro las palabras,

aun cuando no sé ni lo que estoy diciendo,

porque sigues allí

aunque estemos en silencio.

Porque tú me has buscado

cuando he escapado,

porque vienes a mí

aunque tenga un letrero

de “no pases aquí”

y no te importa

porque te intereso

y sabes que lo que más necesito

es una compañía en esos momentos.

Porque tú has estado en mi lado más oscuro

y me das de tu mano como si me invitaras a bailar

para hacerme girar

y ponerme del otro lado,

donde la oscuridad no es parte de mí,

donde la oscuridad no me vacía,

donde la oscuridad no es peligrosa,

en el lugar que estoy a salvo

que sabes que jamás me dañaría.

Porque me aceptas tal y como soy,

y aunque quieres que cambie

tu deseo es que siga siendo yo

y sea quien yo decida ser,

sin importar que quieras de mí,

te interesa lo que yo quiero en mí.

Me levantas,

pero primero te acuestas enseguida de mí,

me haces tener otra perspectiva,

yo te he dado razones para soñar

y tus acciones me han reparado las alas.

Porque tú

me conoces mejor que nadie,

porque soy como tú,

somos una misma.

Porque tú

me has soportado

cuando ni yo puedo hacerlo.

Porque tú

me haces regresar

cada vez que intento huir.

Porque tú

mantienes tu fe

y me compartes de tu esperanza,

mientras esperamos que las ilusiones

dejen de sentirse y empiecen a tenerse.

Porque tú

me dices con la mirada

“Lastímame a mí,

que sanaré más rápido,

pero no te dañes a ti mismo

porque de eso,

no nos recuperaremos las dos”.

Pero jamás me perdonaré

las veces que por mi egoísmo

te he hecho daño,

al no saber valorar,

al intentar terminar con todo lo malo

logrando que lo bueno, solo sean recuerdos.

Por muchas razones más

y tú eres la principal,

te amo demasiado, mamá.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Soy lo que quedo y no sucedió. Soy el colapso y los escombros. Soy la veleta clavada tratando de remover algo en mí, ¿hay algo en mí? Soy el pájaro que cayó y destruyó su nido, sin bandada ni direcció

Representas mi gratitud y mi esperanza, conviertes mi ser en un torrente, nunca he estado mejor. Haces sonar lo cristalino del viento, con tu vibra vuelves todo vida, tus cantares estallan como los cú

Llévate el fuego y déjame las brasas, no, espera, al revés mejor, no, está bien, lo que sea, solo haz que quede algo. Llévate la ilusión y déjame la esperanza, se hace trizas, pero aún brilla. Llévate

bottom of page