Buscar

Esto no es una poesía, solo necesitaba expresarme

Sé que nunca te pedí perdón,

pero sentí que no merecía ser perdonada después de eso.

Tal vez creas que mi orgullo es más grande que mi cariño,

pero solamente ha sido mi cobardía la que me ha dejado sin palabras.


Solamente hay dos cosas seguras conmigo:

la cago rápido o no hago nada porque siento que es demasiado tarde

y me quedo en el eterno jamás.

Odié lo que te hice,

pero mi actitud fue peor,

como si no me importara,

como si no me importaras.


No intenté detenerte,

las cosas ya iban mal,

pero no importa el vaso,

solo la gota que se derramó de él,

la marea subió

haciéndonos caer como náufragos.


No intenté detenerte,

las cosas ya iban mal,

pero no importa el vaso,

solo la gota que se derramó de él,

espero que no hayas llorado por mí,

no lo merezco,

pero vi tus ojos con dolor

y desde entonces no hemos vuelto a vernos.


Debí haberte buscado,

soy demasiado valiente para aceptar mis derrotas,

pero soy demasiado cobarde como para tratar de reparar el daño que he causado.

Debí haberte buscado,

pero había aceptado que te había perdido,

soy demasiado buena en las despedidas

y siempre me ha costado establecer relaciones,

pero cuando las tengo siempre encuentro una manera de arruinarlas,

así que ¿para qué comenzar una?

Aún tenemos nuestros números guardados

y no somos como quienes borran en las redes sociales,

me alegra saber que te ha ido bien,

de lejos brindaré por ti.


Aún tenemos nuestros números guardados,

siempre la pienso antes de ver tus estados

y nunca reviso quien ve los míos

solo porque sé que dolerá (no) ver tu nombre.


Aún tenemos nuestros números guardados,

¿tan masoquistas somos?

Debiste haberme bloqueado cuando subí esas fotos,

la noche donde todo se arruinó y parecía feliz.

Hace unos meses estaba cenando en la antorcha,

mi acompañante me preguntó si todo estaba bien,

allí estabas tú también,

no supe que decir, era claro que no íbamos a hablar,

solo agradecí que te quedaras afuera,

pero no sé si me viste,

aunque sé que arruiné la imagen que tenías de mí.


Agradecí que te quedaras afuera,

a pesar del tiempo que había pasado

aún no reunía el coraje para enfrentarme,

siempre me quedo con el coraje de mi indiferencia,

pero, ¿cómo debo actuar después de mi error:

como si nada hubiera pasado

o como si nunca hubiéramos existido?


Mi acompañante entendió que no hablaría,

sabe lo reservada que soy,

ojalá viera la otra parte:

lo hija de perra que puedo ser.


No soy ninguna santa,

pero tampoco fui yo quien destruyó tus alas.


Decirme que las cosas ya iban mal antes

no me hace sentir mejor.

Sé que lo arruiné enfrente de todos,

tomaste tu dignidad para salir de mi vida

y cuando azotaste la puerta las paredes retumbaron

o solo fui yo.

Sé que lo arruiné,

sé lo importante que era para ti

y que siempre vivió la inseguridad en ti,

ahora ya no sé que pensar,

los recuerdos se desvanecen

y remarcarlos solo me abriría heridas.


Ninguno de mis amigos me pregunta por ti,

todos saben lo que sucedió,

la razón por la cual te fuiste.


Ninguno de tus amigos me pregunta por ti,

ellos saben quien soy yo

y lo que hice te hice a ti,

lo que hice sin ti.


Mi nombre ya estaba manchado,

nunca nos importó la mala reputación,

yo solo me reía de la situación,

estaba muy segura de mi misma cuando escuchaba aquellas palabras,

ahora mi inseguridad es la que me hace callar.

Mi nombre ya estaba manchado,

ahora soy un olvido para todos ellos

y también para ti.


Debí haber ido detrás de ti,

pedirte perdón,

aunque al final nada se cambiara.


Puedes hablar mal de mí,

después de todo, será cierto.

Debí haberme levantado

para correr hacia a ti,

pero solo me quedé sentada

tratando de analizar lo que estaba sucediendo,

el para siempre se descarriló,

aún hay heridas del nunca jamás.


El para siempre se descarriló,

aprendí la lección,

soy la idiota mayor.


Los nachos no saben igual sin tu porción extra de queso

y el té se quedó incompleto sin el quiero.


Leer tus mensajes donde me decías que era la mejor

solo me hace sentirme peor,

espero que te hayas dado cuenta de tus mentiras,

mi realidad nunca se sintió así,

tal vez por eso arruino todo

ya sea antes de empezar o para terminar.

A veces publicas las fotos que yo te tomé

y sonrío ante el recuerdo de aquellas tardes.


Nunca te dije que leí aquella indirecta que era para mí,

aquel 10 de abril donde después de la frase

pusiste “20 días”,

fue demasiado directa aquella indirecta,

pero nunca entendí a que te referías,

lo dejé pasar y decidí quedarme sin importar eso,

tal vez debería haberme ido desde ese entonces,

las cosas ya estaban mal,

y no, lo que hice no fue una venganza,

sé arruinar las cosas naturalmente.


Las cosas ya iban mal desde hace tanto,

pero cumplí con mi promesa,

te entregué lo que querías.


Ya estaba destinado a terminar mal,

aunque hubiera deseado que no fuera de esa manera.


Nunca me he sabido enfrentar y hablar con sinceridad,

solo sé renunciar o que renuncien a mí.


Siempre odié tus celos,

era la rabia de tu inseguridad,

pero al final terminé dándote la razón.


Aún conservo las cartas,

esos trozos de ti con tu puño y letra,

jamás he recibido un mejor un regalo que eso.

Aún conservo las fotografías,

no recuerdo cual fue la última,

pero recuerdo aquella tarde en el trampolín

cuando hablábamos de la vida

y lo mucho que habíamos crecido a través de todos los años.


Aquella habitación está vacía,

las paredes aún conservan los secretos,

no soporto su silencio,

no encuentro paz en él.


Creo que no te dije los suficiente te quiero,

ni siquiera un lo siento.


No merezco nada de ti,

solo tu indiferencia.

Aquella noche en Año Nuevo

dijimos que lo haríamos costumbre,

que mentirosa fue la vida,

pero fue un buen año,

lo recibí contigo en juego de beisbol

cuando ni siquiera nos gustaba,

pero el ambiente y la comida fueron realmente buenos,

sobretodo con tu compañía.


Fue un buen año,

el primer día lo pase contigo,

después fui a cenar con nuestro amigo,

ahora que lo pienso nunca me preguntó sobre ti

y ahora espero que nunca lo haga.


Jamás me había sentido tan linda como aquel 15 de noviembre,

fue una noche de estrellas,

realmente sentí como brillábamos.

No quiero que todo lo escrito te haga cambiar de opinión,

ni siquiera creo que lo leas,

solo necesitaba desahogarme,

sigo siendo una náufraga.

Lo arruiné,

perdón por todos los daños ocasionados.


Me conociste siendo un desastre

y aunque los años nos mejoraron,

todo terminó mal.


El no nombrarte ha sido mi escudo,

quien está herida soy yo.


No creo que leas esto,

pero deje la(s) pista(s) donde no podremos bailar de nuevo.


Sé lo que hice,

¿qué deshice?

Lo que hice queda entre líneas,

y tú y yo estamos entre lineas paralelas.


Creo que lo hago de nuevo,

escribí esto por ti,

pero fue para mí,

necesitaba expresarme después de todo el silencio.

Leíste mi historia de Ojos negros

te encantó la tragedia, aquel ser roto,

me preguntaste en quien me había basado,

creo que ahora puedes dedicarme aquella historia,

mientras espero que te identifiques con el último capitulo, A-Z,

porque mereces ser feliz.

 

Esta no es una poesía, es una carta que debería de ser un mensaje, pero es demasiado tarde. Como dije en la poesía, conmigo solo hay dos cosas seguras (aplica para todo/s): la cago rápido o no hago nada porque es demasiado tarde, quedándome en el nunca.

Todo lo escrito se puede tomar de muchos sentidos, y en cualquiera de ellos estoy mal. Este año me he exigido ser más sincera, ser más abierta, aunque sigo siendo una cobarde. No estoy orgullosa de lo que hice (esa persona y algunas otras saben que fue y no pienso quemarme en mi propio blog por estas cenizas de ayer, bueno en esta poesía no), pero estoy orgullosa de expresarme, después de todo el silencio.

Solo por si acaso, aquella persona me leyera, deje ciertas pistas que sé que entenderá, ciertos recuerdos, si es que no pasaron al olvido. Y bueno esto es para ti, tú sabes quién, como también sabes que trato de decir en cada línea, supongo que es nuestra poesía, donde tú y yo entendemos muy bien todo. Te debía esto, si lo lees estoy casi segura que no harás nada para informarme, tal vez es lo mejor, escribir al vacío solo para mostrar mis pedazos, no espero una respuesta, pero puedes sorprenderme. No intento cambiar tu opinión, acerca de mí o de lo que paso o pasamos, solo necesitaba expresarme.

 

Como saben, amo a Taylor Swift, la canción de Afterglow me dejó rota pensando en las personas que he vaciado, de alguna manera, así que dejare la canción aquí mientras huyo, como siempre.

I blew things out of proportion, now you're blue Put you in jail for something you didn't do I pinned your hands behind your back, oh Thought I had reason to attack, but no / Fighting with a true love is boxing with no gloves Chemistry 'til it blows up, 'til there's no us, Why'd I have to break what I love so much? It's on your face, and I'm to blame, I need to say / Hey, it's all me, in my head I'm the one who burned us down but it's not what I meant, sorry that I hurt you I don't wanna do, I don't wanna do this to you, I don't wanna lose, I don't wanna lose this with you, I need to say, hey, it's all me, just don't go, meet me in the afterglow / It's so excruciating to see you low, just wanna lift you up and not let you go, this ultraviolet morning light below tells me this love is worth the fight / I lived like an island, punished you with silence, went off like sirens, just crying. Why'd I have to break what I love so much? It's on your face, don't walk away, I need to say...

 

OJOS NEGROS, fue una historia que hice en el 2015, la cual publique en Wattpad (y borre), ahora la puedes encontrar aquí en el blog. (Leer acá)

 

¡Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.

Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com


1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Tantos años y aún le tengo miedo a la oscuridad que habita dentro de mí. Aún despierto gritando del miedo, temblando y reteniendo las lágrimas. Aún le tengo miedo a mis vacíos, a lo profundo que son t

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa