Buscar

Estrellas

Había vivido en una torre,

veía las luces de la ciudad creyendo que los humanos eran estrellas,

pero cuando me rescataron me di cuenta de mi error y de la perdición humana,

la luna dejo de ser tan misteriosa y entendí porque era tan lejana.


Casi vendía mi alma para ser una estrella fugaz que pudiera conocer al mundo,

ahora quiero escapar hacia el cielo donde todo es perfección,

que incluso en el caos nacen estrellas,

pero no es tan diferente la tierra:

las estrellas tienen luz propia,

los humanos tienen un alma que brilla en su esencia,

pero la mayoría tiene un corazón oscuro y sangre en sus manos,

no tienen piedad por el prójimo

y todos pueden ser los próximos.


Las estrellas están rodeadas de la oscuridad,

aun así brillan,

los humanos buscan lugares oscuros para atacar y apagar el brillo de una mirada,

hacen que unos ojos jamás se vuelvan a abrir,

así como las estrellas, cuando se apagan nunca más vuelven a brillar,

las estrellas viajan en el espacio

y los humanos causan agujeros

que ni las agujas del reloj pueden curar.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa

Pertenezco a las lágrimas no derramadas, todo este llanto es un canto que retumba en un cántaro, esta melodía está llena de lamentos y este suspirar suena como un revólver, pero a quien apunta, no lle