top of page
Buscar

Estrellas

Intento avanzar,

pero no sé qué camino tomar,

la brújula está tan rota

como el corazón.

No sé en dónde estamos

ni por qué dejamos de estar,

en la distancia solo las estrellas se ven bien,

ya es demasiado tarde.

Los recuerdos son como estrellas,

brillantes y distantes

entre nuestro oscurecer

y hacen soñar sobre lo que puede ser.


No sé por qué las estrellas dan esperanzas,

tal vez es porque saben guiarnos,

traté de contarlas,

pero ellas me contaron que este no era nuestro cielo,

¿el exilio te recuerda a mí?

Esto parece más bien el infierno sin ti.


No sé por qué busco señales,

sabes que a veces soy demasiado patética,

pero alguna vez dijiste que tenía que tener esperanza,

se ha estado desvaneciendo,

no sé por qué trato de conservarla.


Hemos dejado de estar alineados,

todas las estrellas que hicimos brillar

se han apagado

y en cambio ahora son los puntos de nuestras suturas,

¿estamos bien?


Alguna vez dije

“y si el sol no vuelve a brillar para mí,

entonces tendré más estrellas”,

hoy estoy atrapada en la luna,

espero que te conviertas en un lobo,

pero esto nos devoró.


Fuimos una estrella fugaz,

a veces repetimos tanto un deseo

cuando la vida trata sobre lo que solo ocurre una vez.

Las estrellas no nos conceden deseos,

yo jamás deseé esto,

¿cómo revierto

lo que terminó?


Las miradas perdidas cuelgan en el cielo,

todo es un hilo que no sabe cosernos.


Tal vez eres una estrella perdida,

un pedazo del cielo,

pero desatas un infierno,

aún ardo por ti,

ojalá el humo te sepa encontrar,

ojalá la chispa te haga recordar.


Aún ardo por ti

como si fuera una estrella

y si las estrellas no conceden deseos,

a la luna le debemos de contar nuestras penas.


Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page