top of page
Buscar

Final

Dices que necesitamos hablar,

pero no estamos diciendo mucho,

el silencio se apodera de nosotros

y nuestros corazones se sienten débiles,

silenciar mi corazón nunca me dio paz,

pero no sé como hacer una tregua entre nuestra guerra.


El papel se destiñó

y la tinta se secó,

siento un nudo en mi garganta

y jamás he sido buena desenredando las cosas.


Todas las lágrimas que estamos derramando

están tratando de hacer que nos sintamos vivos,

pero no queremos vivir de esta forma.


Nuestra realidad nos ha atormentado

que todo parece una pesadilla,

no he dormido en días

por miedo a que el sol no salga mañana,

nos aferramos a los rayos de luz,

pero se sienten como dagas,

tal vez en la oscuridad podamos sanarnos.

Dejaste una carta en el bolsillo de tu saco,

pero dices que te desnudaste ante mí,

dejé tu saco en aquel estante y nos estancamos.

Nunca quisimos decepcionarnos,

pero pintamos una imagen

con colores que jamás habían estado en nosotros,

ahora todo se siente tan gris

que todos los colores brillantes

son estrellas lejanas,

nos hemos envuelto en la oscuridad del cielo nocturno,

cuando soltamos nuestras manos

en el espacio de nuestro dedos

se filtró una luz,

aquella que dicen que se ve al final del túnel,

camina por la otra acera,

no te acerques a mí,

que la muerte siempre nos acompaña

y tenemos que vivir desde nuestra soledad.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page