Buscar

Fragmentos de una historia que no jamás terminé y no volveré a escribir

Nosotros siempre lo arruinamos y nunca tratamos de arreglarlo, aunque el desastre tenga nuestro nombre y estemos tatuados de él, nos ocultaremos donde no podremos ser encontrados, pero en todo ese tiempo estaremos buscando culpables, porque sería un milagro aceptar la culpa, no somos ángeles aunque intentamos ser héroes, pero ¿sabes que fuimos? Demonios con un gran infierno, monstruos acostados en la misma cama, abrazados sin querer soltarnos porque teníamos preparado un plan que acabaría con nuestra alma. Mi corazón latía y el sentimiento dolía. Fuimos dos personas tratando de unirse, pero jamás encajaremos porque nos destrozamos hasta quedarnos sin nada. Fuimos, ya no somos ni estaremos juntos.

Culpamos a la distancia, pero ¿si hubiera recorrido esos kilómetros, tú me estuvieras esperando o estabas yendo más lejos para no ser alcanzado? Porque te he atrapado. Culpamos a cada centímetro, a cada metro de por medio, pero nada separa más que el desinterés, que la indiferencia, que el orgulloso, que las dudas. Le echamos la culpa siempre a algo porque nunca aceptamos que la culpa es de alguien, un poco de los dos hasta ser nada después de todo.

Nos decepcionamos por las expectativas, esperamos más y nos daba miedo entregarnos de la mejor manera, así que dábamos lo peor y recibíamos lo malo. Tomamos fotografías de los dos y la he descrito tan bien, pero aún no descifro quienes éramos, ¿Por qué nosotros? ¿Para qué la unión si solo era esperar la separación?

Escuché que has contado las veces que por mí has llorado y gritas mi nombre con tanto dolor con versión de odio. Los dos contamos una historia diferente así que no sé cual fue realmente, porque la que tú dices no es la que yo sentí ni viví, es solo en la que sobrevivo. Lo que yo cuento es más bien poesía deforme porque no arreglamos la rima porque olvidamos la risa.

Yo he perdido la cuenta de las veces que me hacías reír, sonreír, ser feliz. Ya no sé cuantas veces he entregado bienestar, abrazado con el alma, sentir magia. Jamás las contaré, porque nadie lo entenderá, ni yo comprendía por que eras tan lindo y a la vez, tan lleno de frialdad. Estar contigo era estar con 10 personas diferentes y jamás supe quien era el siguiente, porque tú ni siquiera cambiabas de la noche a la mañana, tú cambiabas en un parpadeo, en un susurro, en un silencio, en un suspiro, en una nada que provocaba algo y me hacía huir de todo.

Dicen que no hay luz que deje de brillar, pero ni tú ni yo somos luces, así que supongo que nunca cambiaremos, siempre seremos lo inalcanzable porque somos fugitivos, huimos cada vez más aunque siempre sé dónde encontrarte, pero ya no voy a buscarte, me quedo aquí esperando que vengas por mí, pero no pasa, ya no te quedarás.

Decías que siempre habría una mañana para mí, porque lloraba cada noche. Pero yo no quería un día más, deseaba otra vida, sin tantas complicaciones, ¿Por qué éramos tan difícil? ahora es fácil entender: nos enamoramos porque éramos misteriosos y fuimos un secreto sin saber que guardábamos. Éramos complicados y eso lo hacía interesante. Éramos imposibles a pesar que nos dimos la oportunidad de juntos estar. Fuimos un amor imposible porque no queríamos amar a nadie.

Yo solo quería compañía y tú a alguien que poseer, no fue un buen trato.

Me mandas un mensaje preguntándome que si era posible volver a tener mi amor, que mi corazón latía y si tú eras a quien amaba, lo ignoré porque no quiero aceptarlo.

Éramos absurdos, complicados, imposibles, lejanos, pero todo parecía perfecto, quizá el error fue creer que habíamos cometido algo, pero nunca culpamos a ninguno de los dos, sino a causas ajenas, así que no sé que pensar. Puedo razonar pero cuando un recuerdo tuyo viene a mi mente, pierdo toda la realidad, porque fuimos más bien una fantasía, un sueño como pesadilla, y me encanto, y me enamoraste.


Tu amor llegó, me lastimó, me hiciste sentirlo, me construyó, crecí creyendo que eras tú y tengo que madurar al darme cuenta que no es así, pero el amor se encuentra haciéndonos perdernos, el amor se entrega hasta que no hay nada más por dar y quizá sin recibir nada a cambio, el amor se recuerda, así que esto tal vez sea amor o solo un lindo dolor.


Te amé más de lo que merecías pero yo tampoco valía la pena. ¿Así que estamos bien? Creo que seguimos siendo lo peor vestidos de lo mejor.


Aunque no sé por que te alejaste de mí, quizá por lo que soy, tal vez por lo que jamás seré, quizá te cansaste del pasado que jamás fue tu carga, quizá te hartaste de mi futuro incierto.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.

Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Tantos años y aún le tengo miedo a la oscuridad que habita dentro de mí. Aún despierto gritando del miedo, temblando y reteniendo las lágrimas. Aún le tengo miedo a mis vacíos, a lo profundo que son t

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa