top of page

Gloria

Déjame escribir un poema

en donde pueda entregar mi alma

y alcanzar mi gloria.


Déjame escribir un poema

que pueda incendiarme

y no solamente ilumine a mi infierno,

aquí adentro hay más,

permíteme entregarlo.


No quiero escribir las mejores rimas,

quiero crear algo más,

déjame expresarlo todo

sin tener algún tipo de miedo.


Todo es tan cambiante,

déjame retratarme,

no te vayas

ni vayas a desdibujarme.


El tiempo se está yendo,

dame solo un momento

y no olvides nuestros recuerdos,

lo que trascendió en el corazón

nos dará la mano y un abrazo.


Tengo miedo de jamás ser

aquello que sé que soy capaz,

¿crees que pueda llegar a mi potencial

o como siempre me quedaré atrás?


En mi mente se dibujó un futuro

y no sé cómo trazar mi camino,


tengo miedo que este vacío

me convierta en la peor poesía,

aún tengo mucho por decir y lo sabes,

¿te quedarás para escucharme?

te prometo mis silencios más sinfónicos.


Tengo que alcanzar la gloria

antes que un rayo me alcance,

pero tal vez será una estrella fugaz

que voy a evitar.


Tengo miedo que los deseos

sean desérticos,

temo que sean deseos deshechos,

deseos que jamás fueron hechos.


Este fuego me está quemando

y antes que mi carne y huesos sean solo carbón

y yo cenizas sin valor, debo hacer algo.


Déjame mostrarte esta mirada

y lo que todavía no alcanzo a mirar.

Si me he quedado en el acantilado

solo es por el buen horizonte, no por el fondo,

sé que a veces caigo,

pero acá vamos.


Déjame escribir un poema

que pueda incendiarme

y no solo ilumine a mi alma,

déjame vivir en este crepúsculo,

sentir cada tono

para pintar esta gloria.

Créditos de la ilustración a: Aykut Aydoğdu (@aykutmaykut)

 

Jamás he hablado tan en serio como cuando digo que #JonathanLarson me llena de inspiración y no solo para la poesía, también me ha servido mucho para la vida, no diré que es mi ejemplo a seguir, pero como me ha enseñado a seguir.



Entradas Recientes

Ver todo

Tus ojos

El rostro de mi amor ya no tiene la mirada puesta en mí y no hay sitio donde me pueda esconder, lejos de todo lo que dejó en mí. Mimi, ¿no es tu aliento lo que empañaba a mi corazón? y allí está tu no

Comments


bottom of page