top of page

Henry David Thoreau

Eres esa vida y esa alma

que Henry David Thoreau

buscaba en los bosques,

estás en el palpito de las hojas,

incluso cuando están muertas.


Eres la profundidad de los bosques

y la serenidad de una caminata,

las nubes no mudan de cielo,

nuestra brisa jamás se transformará en neblina.


Inmutable azul, cielo,

el beso de la hierba

transformó a la maleza

en un paraíso,

eres el espíritu de la naturaleza,

toda su belleza.


La bruma congelada,

esa luna,

las estrellas están alineadas

y las luciérnagas vuelan a tu alrededor,

finalmente los destellos tienen voz

y siempre lo supe.


Silente estanque,

las plumas flotando en él

solo porque el cielo se reflejó.


¿No eres tú el fulgor y verdor de los bosques?

ahora toda las aves están cantando sobre lo mejor que han percibido

y el resto del mundo está fuera de sus paisajes y sueños,

algún día migrarán, lo sé, pero volverán.


Siempre soñé con las estrellas

y tú despertaste a todos mis destellos.

Solía pensar que las alas de las mariposas

no eran más que pétalos,

pero tú sabes distinguir entre mi aire y sangre,

si estoy herida no es más que la vida,

estaré bien,

está en ti acompañarme o no en el crecer,

y empiezo a creer que siempre estarás

de alguna u otra forma,

te encontraré en alguna parte,

en una pequeña flor

o en cualquier cosa que me haga sentir amor,

por ti siempre estoy sintiendo amor.


Eres esa vida y esa alma

que Henry David Thoreau

encontraba en los bosques,

de pronto, las lagunas de mi corazón

eran compensadas con tus aguas.

 

*Henry David Thoreau fue un escritor amante de la naturaleza y debido a su conexión con esta, sentía un desapego al hombre, su profundidad se encontraba en la soledad y fue de los afortunados poetas que jamás se perdió en ella.


La primera vez que supe de su existencia fue por La Sociedad de Los Poetas Muertos, su frase está en la introducción que los poetas deben leer en sus sesiones

“Fui a los bosques porque deseaba vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida… para no darme cuenta, en el momento de morir, de que no había vivido”.

El año pasado me encontré con sus diarios y poemario, es de las almas que más he disfrutado. Había leído diarios de otros escritores (mi género literario favorito es el chisme) y el de HDT me impactó con todos los paisajes que describía, no era más que un registro de la naturaleza, incluso hacía tablas con los datos de las aves que había visto, cuántas veces y la fecha, supongo que su vida valió la pena. Recuerdo haberlo leído a finales del 2022 y el primer día del 2023 fui a un parque a unas cuadras de mi casa porque tenía que pasar tiempo con mi ahijada y sus hermanos, y entre los árboles vi un pájaro rojo y sentí algo muy bonito, me detuve a observarlo y escuchar su canto, como era año nuevo en el parque había muchas familias con niños y recuerdo que había un wey tomándole video y le hablaba a sus hijos sobre el pajarito, yo solo podía pensar en Henry y en cómo también hubiera amado ese momento, así que lo tuve que disfrutar por él y por mí. A pesar que la vida llevé 161 años sin él, su espíritu debe seguir entre los bosques, en la mera vida.


Las palabras (y los juegos de palabras) de mis poemas están enredados en la naturaleza, no sé por qué, y mi metáfora favorita en esta poesía es sobre las lagunas de mi corazón, porque efectivamente no me refiero al deposito natural de agua sino a los vacíos, aunque no soy creyente de llenar los huecos con el otro ser, pero sí que el amor al otro puede extendernos el ser, de alguna manera o tal vez solo es invento de los poetas.

Al leerlo sentí un abrazo a mi alma y una posible conexión, además de sentirme identificada con lo que describía, incluso la soledad, y cuando alguien me dice que yo romantizo la soledad por Pizarnik o Kafka se equivocan terriblemente, es por Henry, aunque yo ya romantizaba la soledad desde antes de él y posiblemente al nacer (y está bien).


Nada, quería escribir un poema sobre él, pero mejor un ensayo, hay mucho que decir, pero tenía que hacer un poema en su honor.

Entradas Recientes

Ver todo

Tengo derecho a quedarme en silencio

Llené carpetas sin pruebas, usé solamente representaciones para nuestro caso y decidí detener el proceso, no hay nada qué decir de eso. Debido a las lágrimas mi sangre se mantuvo fresca, cada lágrima

La nostalgia se volvió ficticia

Me estaba rompiendo mientras tallaba tu estatua, ya no sé qué te forma ni siquiera cómo luces, ya no sé nada, mi nostalgia se ha vuelto ficticia, nada es real, pero en mi lagrimal cabe tu abismal, ape

Comments


bottom of page