top of page

Hoy desperté llorando

Hoy desperté llorando,

le di la vuelta a la almohada y al sueño,

pero todavía no puedo quitármelo de mis adentros.


Parte del sueño

me acompañó el día de hoy,

aquellos pensamientos me consumieron,

aunque mi mente ha sido hecha

para hacerme mierda.


Hoy la madre de mi padre vino a visitarnos

y a pesar que he llegado a una tregua con ella,

su presencia no me trae paz,

solo una nada de aquí a allá,

alejándonos cada vez más,

olvídalo, no es como si alguna vez hubiésemos sido cercanas.


Hoy desperté llorando,

balbuceé y volví a ser una bebé

pidiendo no nacer.


He tenido un par de sueños

que se han sentido bastante reales,

en esta ocasión no fue así,

entonces ¿por qué lloré?

tal vez porque conocía aquella mirada llena de lágrimas

o aquellos gritos que no solamente rompen a mis tímpanos,

tal vez porque conocía muy bien a quien estaba ahí

y sabía lo perdida que se sentía.


En mis sueños

me visitaron mis demonios

vestidos de mi familia paterna

¿me masacraron para que les devolviera el apellido?,

¿realmente creen que yo los hubiese elegido como linaje?

Ellos no son mis demonios,

solo los que me hicieron sentir un infierno,

aunque sé que el exilio fue estar en camino a mi propio paraíso.


Hoy desperté llorando,

lo que me dijeron en mis sueños

se quedó en mis pensamientos,

dijeron tanta mierda

y me quedé en silencio,

eso no es nuevo,

solo que mi carne se está despedazando

y mis huesos cada vez se sienten más afilados…


En mis sueños me hacía tan pequeña,

que dejaba de existir,

desperté llorando y balbuceando tanto

como un bebé pidiendo no nacer.


Hoy desperté llorando,

mis luchas estaban en el fuego

y no quise entrar a su infierno,

mis inseguridades estaban en cada lágrima

y me sentí tan enferma.


Hoy desperté llorando,

me aferré a mi cobija

y me eché a dormir otra vez,

no sé qué soñé,

solo sé que desperté con una sonrisa,

todo estará bien,

alguna vez.


 

22/12/22

Entradas Recientes

Ver todo

Tormenta eléctrica

Ahora me hago pequeña con las tormentas eléctricas, es un miedo infantil que obtuve a los 23 por una madrugada de septiembre donde todas mis ventanas cambiaron el paisaje a un cielo ardiente. Cada nub

El tiempo de mi lado

Ya no tengo 19 años para seguir creyendo que tengo el tiempo de mi lado, ¿qué tal si esto jamás cambia? me he hundido en un peso y este será mi entierro. No sabía que septiembre era sempiterno, ha pas

Comments


bottom of page