top of page

Inexpresión

No quiero traicionar a mis poemas

con mis (otras) palabras,

así que me quedaré callada.


No puedo actuar bajo las palabras de mis poemas,

tampoco puedo ir en su contra,

yo no me sé expresar

y por lo mismo escribo.


No sé si debo quedarme al margen de sus páginas

o salirme de las hojas,

¿debo dar mi vida por los poemas

o dejar que mueran sus penas?


¿Dónde está mi corazón

cuando la pluma flota

y no estoy sosteniéndola para hundirla con mi tinta?

Mis escalones están hechos de nubes,

no te fíes demasiado,

no te van a llevar al cielo.


Construí un puente

con mi cuerda floja

y desde allá lanzo piedras

para creer que como ellas

no me romperé.

Se lanzan las olas

y me hundo en el agua,

aún tiendo a confundir a la calma

con la tempestad.


Últimamente

no estoy viendo a la lluvia caer,

solo a las gotas rebotar,

últimamente

he entrado a vivir en un poema

porque allí la monotonía es bonita.

Van resonando

los tambores del océano

y yo sigo estática en esta canción,

cambio todo de mí sin cambiar el lugar en donde estoy.

No quiero traicionar a mis poemas

con mis (otras) palabras,

así que me quedaré callada.

 

William Carlos Williams en su poesía LA FALSA ACACIA (en poesía reunida) expresó:

“El poeta mismo, ¿qué piensa de sí de cara al mundo? No estaría bien responder, lo que se siente inclinado a decir: «no sé». Eso sería traicionar sus poemas. Sería mejor contestar: «una rosa es una rosa es una rosa» y dejarlo así. Una rosa es una rosa y el poema la iguala si está bien hecho. El poeta no puede menospreciarse sin menospreciar su poema -lo cual sería ridículo. La vida no da mayor recompensa, de modo que, como esta flor, persisto, por lo que pudiera significar. No soy, ya lo sé, una rosa, en la galaxia de los poetas, pero ¿quién se atrevería a negarme mi puesto?”

Entradas Recientes

Ver todo

Tormenta eléctrica

Ahora me hago pequeña con las tormentas eléctricas, es un miedo infantil que obtuve a los 23 por una madrugada de septiembre donde todas mis ventanas cambiaron el paisaje a un cielo ardiente. Cada nub

El tiempo de mi lado

Ya no tengo 19 años para seguir creyendo que tengo el tiempo de mi lado, ¿qué tal si esto jamás cambia? me he hundido en un peso y este será mi entierro. No sabía que septiembre era sempiterno, ha pas

Comments


bottom of page