Buscar

La idea de ti

Me enamoré de la idea de ti,

no de tu ser.

Me enamoré de tu silueta,

tu alma no yacía ahí,

en una calle con gis.

Me enamoré de tu silueta,

tu alma solo un fantasma para mí.

Me enamoré de tu silueta,

no pudiste haberme complementado,

pero llené páginas diciendo que sí.


Ahora lo puedo ver más claro,

entre tus llamas me cegué por el humo

creyendo que eras otro tipo de luz.

Me enamoré de tu silueta,

jamás te pude rellenar.

Me enamoré de tu silueta,

quise creer muchas cosas,

estabas vacío

y quise regalarte historias en poesías,

pero tenía razón, nunca iba ser suficiente

porque no querías eso.

Me enamoré de los sonidos que inspirabas,

porque sabía que si me hablabas me destrozarían tus palabras.

Me enamoré tu silencio,

encontraba paz a través de él.

Tu silencio cubría a mi miedo,

pero mi silencio guardaba a mis ganas.


Dientes filosos

y sonrisa preciosa.

Tus ojos cafés

llevándome a soñar.

Tu cabello quebrado

y un hilo colgando de ti.

De ti solo amaba tu fantasma para alimentar mi alma,

pero solo me mato.


Estaba enamorada de la idea de ti,

tu otoño desprendía mi poesía.

Estaba enamorada de la idea ti,

de nuestros inviernos cerca

que jamás pudieron brindarnos calor.

Estaba enamorada de la idea de ti,

de la primavera que me abrazaste haciéndome florecer en mí.

Estaba enamorada de la idea de ti,

del verano que ardió tanto

hasta convertir el amor en cenizas.

La idea de ti todavía hace eco en mí,

pero ya no tengo palabras para reanimarlo.


Estoy limpia de ti,

pero las manchas de poesía seguirán por ahí.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Tantos años y aún le tengo miedo a la oscuridad que habita dentro de mí. Aún despierto gritando del miedo, temblando y reteniendo las lágrimas. Aún le tengo miedo a mis vacíos, a lo profundo que son t

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa