top of page

La noche que bailamos

Tu camisa de rayas

y yo manteniéndome al margen de ello.

Tu sonrisa era increíble

y yo dibujaba corazones cada vez que te veía sonreír.

Tus ojos cafés

y mi mirada soñadora.

La oscuridad de esa noche

hizo brillar a mis ojos,

bailamos como si no hubiera nadie alrededor,

pero ahí estaban todos

y no nos importó a nosotros,

el mundo desapareció,

yo tenía mis ojos en ti

y tú tenías una sonrisa para mí,

mi corazón estaba a punto de salir.

Tantas chicas y me elegiste a mí,

quisiste bailar conmigo esa noche,

aún recuerdo la canción,

aún recuerdo nuestros pasos,

estaba tan emocionada

y no quería que se notara,

así que te pisé para reír con un buen pretexto

ocultando mis nervios,

seguimos bailando como si nada

y eso fue mi todo.

Aún recuerdo las chispas de esa noche,

en ese entonces, hizo valer mi vida.

Sostuve esa noche

y me soltaste un día.

Me agarraste esa noche

y me llevaste lejos.

Tú y yo nunca nuestros,

sentimientos tal vez,

pero un amor que no duró.

Bailamos como si no hubiera nadie alrededor,

pero éramos el centro de atención.

Bailamos como si no hubiera nadie alrededor,

yo no estaba soñando, realmente estaba pasando.

Aprovechábamos cada oportunidad para estar cerca,

nuestra piel se rozaba

y aquel roce solo era la chispa queriendo iniciar un fuego,

jamás fue un incendio, jamás ardimos,

pasamos de ser una chispa a ser cenizas.

Te quería,

me enamoré de esa noche,

te amé más, pero no pudo durar,

supongo que también había un truco en la magia,

no sé si el efecto terminó a las 12,

solo sé que a la mañana siguiente todo era diferente

y los demás días no nos daban vida,

luego encontraste a alguien más

aun así me seguías buscando,

pero ya nos habíamos perdido.


Encontraste a alguien más

y arruinaste todo conmigo,

no me pediste perdón por poderme lastimarme,

me ilusionaste solo para hacerte brillar con mi luz

y me apagaste dejándome en la oscuridad.

Te quería,

pero las cosas cambiaron muy pronto,

mi corazón se desgastó,

arañaste mis pedazos rotos,

me hiciste sangrar,

pero jamás derramé ni una lágrima por ti.

Todos sabían de nuestra química

y querían conocer de nuestra historia…


No quería ser tu “para siempre”

ni siquiera quería vivir por tanto tiempo,

era feliz con cada momento,

yo no pedía más,

pero luego solo deseaba olvidar.

Al tiempo, quisiste volver a esos momentos,

quisiste sentir, vivirme,

pero no nos amábamos,

solo era un capricho de lo que antes queríamos,

nada más y jamás.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas Recientes

Ver todo

Mundos conectados

Hace unos días falleció una amiga de mi abuela, durante el trayecto al funeral empezó a llover, el viaje se me hizo largo, el conductor tenía encendida la radio y ningún cantante quiso cantar, silenci

Comentários


bottom of page