top of page

La pausa que nunca termina

Los días han transcurrido igual,

creo que he olvidado el camino,

aunque los pasos no vuelvan,

las huellas no se desvanecerán.

Todos los días se repiten,

la noche es igual

aunque puedo cambia el final.

No sé lo que quiero hacer de mi vida,

solo sé que la poesía no está en duda,

aunque a veces está en prueba con la inspiración

o con lo que no quiero expresar.

Estoy en una pausa

que nunca termina.

Tengo varios versos

que jamás serán poesía

y demasiados “ojalá”

que se convirtieron en “hubiera”.


No sé si la nostalgia

trae esperanza

o si seguimos esperando

en la desesperanza.

El alba me ha estado diciendo

“buenas noches”,

duermo, despierto,

me cuestiono por mis sueños

y luego los olvido porque no tienen respuesta,

me he cansado de perder mi voz por ganarle al silencio.

Todo se está yendo a la mierda

y soñar con el futuro es absurdo ahora.

Cada día hablo menos,

pero me escucho más.

En mi habitación hice un espacio para escribir,

pero sigo escribiendo mientras estoy acostada en la cama,

tal vez para estar más cerca de los sueños

aun cuando la poesía es inmóvil.


Tengo toda mi habitación hecha un desastre,

solo el estante está organizado,

necesito más poemarios para llenarlo,

pero a veces la poesía me causa ruido

y no, no es mi corazón rompiéndose.

Ayer leí un poemario de casi 700 páginas,

subrayé muy poco

y me cuestioné qué es la poesía,

para mí el lugar donde habitan las palabras que jamás encontraron su lugar,

pero para otros solo es un lugar para hablar aun sin tener nada que expresar.

Últimamente he preferido leer poesía

en vez de escribirla

como si conocer otros corazones

me hiciera entender mis sentimientos.

La primera primaria donde estudié

tiene el nombre de un poeta que jamás leí,

encontré un fragmento que él escribió

“hoy, como nunca, me enamoras y me entristeces,

hoy, como nunca, urge que tu paz me presida”,

ojalá no lo entendería,

pero la poesía siempre dice más de lo que escribe.

La primaria que me hizo aprender a leer y escribir

tiene el nombre de un poeta que jamás leí,

pero encontré un fragmento de una poesía,

“¿Tú conoces el mar?

Dicen que es menos grande

y menos hondo que el pesar”,

entre líneas y ondas

no sé qué ahoga más.


Mi cama destendida

no sabe donde pertenecen los sueños,

pero ya aprendí que los fantasmas

atraviesan sábanas,

avanzamos,

pero ¿realmente superamos el pasado?

Tengo una libreta con la portada de la (no) novela All too well,

sus libretas vacías me están tentando a escribir una historia larga,

aunque hace más de 8 años solo escribo poesía,

pero en ellas hay historias, así que ¿qué me detiene?


Es hora de armar el rompecabezas de 750 y 1000 piezas de un castillo de Escocia,

aunque la primera vez que lo intenté fracasé,

no saber como empezar solo te hace terminar.


Los días han transcurrido igual,

así que cambio de poemarios, canciones y películas,

todo está bien

en esta pausa que nunca termina.


 

Al poeta que hago referencia en los dos fragmentos es a: Ramón López Velarde.

Entradas Recientes

Ver todo

Tormenta eléctrica

Ahora me hago pequeña con las tormentas eléctricas, es un miedo infantil que obtuve a los 23 por una madrugada de septiembre donde todas mis ventanas cambiaron el paisaje a un cielo ardiente. Cada nub

El tiempo de mi lado

Ya no tengo 19 años para seguir creyendo que tengo el tiempo de mi lado, ¿qué tal si esto jamás cambia? me he hundido en un peso y este será mi entierro. No sabía que septiembre era sempiterno, ha pas

1 Comment


Ana Mercedes MA
Ana Mercedes MA
Feb 12, 2022

"... y me cuestioné que es la poesía,

para mí el lugar donde habitan las palabras

que jamás encontraron su lugar"


Que hermosa definición de poesía, siempre encuentro algo en tus palabras que terminan por sorprenderme. Tú le das lo mejor a las poesías y la poesía se envuelve en su belleza, resaltando la tuya para ir a la misma dirección.

Para mí, poesía eres tú.

Like
bottom of page