top of page
Buscar

La rosa de mi habitación

Hay una rosa en mi habitación

volteando hacia el suelo,

carga con un peos muerto

y aún no cae a su propio entierro.


Hay una rosa en mi habitación

volteando hacia abajo,

observando la caída

que le arrancará los pétalos

que aún se mantienen aferrados a su lado

aunque están todos marchitados,

¿no debemos voltear hacia el cielo

cuando buscamos salvación?

¿qué está buscando en el suelo?

azulejos con su reflejo.

Hay una rosa en mi habitación,

hay tantas arrugas en ella

y ni siquiera envejeció

ante lo efímero,

no resistió a lo eterno,

su aroma se esfumó antes de olerlo.

El agua está amarilla

y podría cambiar el frasco,

cambiar el agua, pero ni el agua bendita

podría regresar a esa rosa a la vida,

¿debo tirarla o guardarla?

puedo mantenerla durante toda mi vida,

pero no puedo mantenerla con vida.


A la rosa la acompaña la flor nube blanca

que nunca se oscurece,

solo se marchita en su pureza,

resistiéndose a perderla

araña su alma para atravesar a sus nubes

y decirles a dónde debe dirigir su último vuelo

para que el viento le dé un último beso a su velo,

abriendo el corazón sin latir al paraíso por fin.


Hay una rosa en mi habitación,

sus hojas están llenas de arrugas

tratando de aferrarse a su tallo,

pero está volteando hacia abajo

buscando la tierra de su raíz,

ahora carece de profundidad,

ahora tiene toda la eternidad

como quien muere,

¿qué hay en el más allá:

un campo de rosas?

¿entonces la rosa encontrará su hogar

o solo el paraíso perdido?


Hay un sobre que se sostiene

en el frasco que aún contiene a la rosa que murió,

el sobre contiene una carta que mi mamá me escribió,

¿las palabras también se marchitarán

o la tinta inmortaliza?

porque mi corazón cae

y mi amor no puede ser levantado,

a veces, siempre interrumpidamente,

cuando pase, no te quedes.


El sobre dice “te amo”

y a veces hago caer a su corazón,

pero su amor solo ve hacia abajo

tratando de ver en qué nuevo abismo he caído

y yo trato de levantarme antes que se tumbe a mi lado.

¿Su amor también se marchitará?

Porque puedo hacer a su corazón secarse

mientras le robo el sol a su verano,

y no trato de ganar nada

solo porque no puedo conservar nada.


¿Su amor también se marchitará?

Trato de aferrarme al tallo,

pero no me puede llevar hacia mis raíces,

están en todas las partes donde no queda nada de lo que seré.


Y su corazón voltea hacia abajo mirándome,

mas no cae,

aunque sabe cómo llegar a mí,

a veces,

y nunca le puedo prometer un siempre,

solo el de la muerte.


Y murió la rosa que estaba en mi habitación,

sigue allí, esperando otra estación,

es la primavera la que hace florecer,

mas no renacer,

mírame a mí

¿qué hay aquí?


Rosa del 26 de septiembre por el segundo aniversario de Rincón Poemario.

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Soy lo que quedo y no sucedió. Soy el colapso y los escombros. Soy la veleta clavada tratando de remover algo en mí, ¿hay algo en mí? Soy el pájaro que cayó y destruyó su nido, sin bandada ni direcció

Representas mi gratitud y mi esperanza, conviertes mi ser en un torrente, nunca he estado mejor. Haces sonar lo cristalino del viento, con tu vibra vuelves todo vida, tus cantares estallan como los cú

Llévate el fuego y déjame las brasas, no, espera, al revés mejor, no, está bien, lo que sea, solo haz que quede algo. Llévate la ilusión y déjame la esperanza, se hace trizas, pero aún brilla. Llévate

bottom of page