top of page

Luna y sol, parte III.

Marcas de sol,

tatúate en quien soy,

rayos del sol

sé la tinta que necesito hoy.


Las marcas de sol

trazaron mi corazón

y cada rayo prendió a mis latidos

para el amor.


Luz de luna,

llévate mi oscuridad,

ilumíname por un rato

para siempre,

si quieres déjame tus marcas,

sobrellevaremos nuestra carga

cada noche en tu recorrido.

He bailado a través de una sombra,

la luz del sol

me ha iluminado hasta preguntarme

por qué perdí (el brillo de) mis colores,

a veces sus rayos se convierten en pinceles,

pero otras veces atraviesan como espadas

y a veces al medio día

me siento media vacía.


Luna y sol,

he perseguido a la luna

y los rayos del sol me han alcanzado,

dando vueltas y quedando en el mismo lugar,

dame algo más que poesías,

a veces se agota mi energía.


La sombra de la luna

crea sus fases

y la luz del sol

se refleja en la luna,

a veces la luz de la luna llena no basta

y desearía ocultarme en una nube,

pero solo lloro también.

La luna sigue con su lejanía

a pesar de su recorrido

y aunque no tenga luz propia

es quien hace brillar incluso las noches más oscuras.


¿Por qué la soledad de la luna nos acompaña?

guarda cada estrella, me quedaré con ella.

Luna y sol,

he visto mi sombra,

alimenta a la luna con la luz del sol

y nutre cada esperanza que un eclipse podrá hacer que estén juntos,

aunque todo se vuelva oscuro para nosotros.

 

Me encanta la luna y el sol, personalmente, y agradezco que poéticamente se la puedan inventar tantas historias de des/amor y vida (aunque claramente puedo identificarme con esta parte), mi lado romántico puede expresar el deseo de la unión a través del eclipse, pero creo que por si solos se puede decir mucho más.


Aunque mi tatuaje de luna y sol no tiene ningún significado para mí sé que puedo expresar mucho sobre lo que son, había visto el diseño hace un par de años y me gustó, pero no siempre se puede desaprovechar una historia para una poesía.


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page