top of page

Malherida

Te conté todo de mí

y ahora temo no volver a ser quien soy.


Te llevé a donde no quería volver

solo para enseñarte los lugares

que me hicieron deshabitarme

y todo lo que hiciste fue dejarme ahí.


Te mostré mis heridas

y dijiste que tenías que ver su sangre

para saber que habían sido reales,

ahora creo que lo nuestro fue una mentira.


Me quedo callada cuando me preguntan por ti,

ya no estoy segura si alguna vez te conocí…


Jamás te pedí nada,

solo que me dejaras tal y como me encontraste, rota,

¿cuándo te pedí que me rompieras más?


Lloré tanto

que mi lagrimal ya no podía más.


Conocías cada cicatriz,

desde las que fueron accidentales,

las que otros provocaron y las que yo misma hice,

para mí solo eran cicatrices,

muertos enterrados,

pero abriste la lápida y el ataúd,

dejándome dormir ahí

en mi peor noche.


Lo sabías,

supongo que jamás (te) importó.


Te compartí de mi vivir,

luego quise morir,

otra vez,

esta vez por siempre.


Querías todo de mí,

¿estás feliz con lo que te di?

yo sí

y a la vez no.


Lo peor es que

no puedo culparte,

seguiste el mapa de mis heridas

y seguiste, dejándome malherida.


He estado recuperándome,

destruyéndome, reconstruyéndome,

estoy en paz

y siempre fuiste tú quien ha podido descansar.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page