top of page

Merce: amándote voy y sintiéndome estoy

Merce,

alguna vez fuiste mi voz,

cuando te marchaste tardé en entender

que eras tú  quien me permitía en el silencio escucharme,

encontrarme,

salvarme.


Merce,

la pureza de tu amor

me convirtió en mi alma,

cuando te marchaste

tocaste cada fibra de mi ser

y sangré, tardé en crecer.


Merce,

la luz de tus ojos

sabía cómo acompañar

al fuego de mi corazón,

me abrazabas

y cuando te fuiste me abrasabas.


Merce,

fuiste mi equilibrio

y después de ti

me he aferrado a hilos sueltos,

caigo para ir más lejos,

a lo profundo,

a lo único cierto.


Merce,

tocaste mi corazón

y me lo entregaste,

dijiste que ahí estaría todo lo que necesitaba

y que en el amor encontramos cierta fuerza

para soportar con lo que no podemos más,

esa fue tu última lección y mi mejor canción.


Me enseñaste a creer,

me enseñaste a temer,

y sobretodo me enseñaste a ser fuerte.


Me enseñaste contemplar la naturaleza

para hacer florecer a mi alma,

agradezco que estés en mis raíces

y que seas de otoño

porque me enseñas a ver con otros ojos.


Me enseñaste a vivir,

me enseñaste a morir

y sobretodo me enseñaste a resistir.


Me enseñaste a crecer

y a conservar lo esencial de mi ser.


Merce,

amándote voy

y sintiéndome estoy.


Entradas Recientes

Ver todo

Orfandad, 1941.

En esta orfandad ¿quién se quedará?, ¿qué me quedará en el alma fúnebre: otra muerte? ¿Quién me tomará en los brazos?, ¿acaso has olvidado a tu propia hija?, ¿en qué pecho descubriré mi propio latido?

Día de muertos

Es día de muertos, en mi suspiro recobras el aliento, recobras tu vida solo por un día y vienes a mí silenciosamente, te siento en el aire y prendo una veladora, ¿aún recuerdas cuando eras el calor de

Σχόλια


bottom of page