top of page

Mi cumpleaños

Ya todo estaba mal en mi cumpleaños, ¿verdad?

pero fingiste ser fuerte para no “arruinarlo”,

tal vez sabías que ya no estarías frente a mí

en la próxima vela de cumpleaños

o que mi luz se apagaría así como tu vida.


Ya todo estaba mal en mi cumpleaños, ¿verdad?

ya todo te dolía,

pero me dedicabas una sonrisa.


Ellos dicen que todo fue muy rápido,

yo creo que supiste cómo alargarlo,

soportaste tanto.


Julio nos derrumbó,

y hasta agosto te enterramos,

qué terror,

qué tristeza,

qué tragedia,

¿qué fue lo que pasó?

lo he olvidado,

¿alguna vez pasó?,

¿a dónde fueron tus pasos?,

¿alguna vez estuviste aquí?


Aún sigo odiando mayo,

junio, julio y agosto,

aunque lo difícil vino después,

después de ti,

no de ti exactamente,

solo de tu muerte.


Dos días antes de morir

dijiste que tenías algo pendiente conmigo,

ya casi van diez años

y no tengo ninguna pista

de lo que te referías,

¿en serio en tu lecho de muerte

te preocupabas más por mi vida que por tu dolor?

y si tu alma sigue vagando por aquí,

quédate tranquila y vete,

yo me haré cargo de mí,

lo puedo prometer ya.


Ya todo estaba mal en mi cumpleaños, ¿verdad?

pero cantaste las mañanitas tan fuerte

para que en los próximos años

se siguiera escuchando tu eco,

el humo no me ahoga tanto

como tu silencio.


Ya todo estaba mal en mi cumpleaños, ¿verdad?

pero me abrazaste, me dabas un hogar

mientras comprabas un terreno en el cementerio.


Empiezo a odiarme

porque empiezo a olvidarte,

luego me recuerdo

y sé que me diste tanto

que hay una parte de mí

que tú eres,

por años creí que eras

una parte rota en mi ser,

y eres lo intacto,

lo que me salvó.


Tenía tan solo 13 años,

yo no lo sabía,

ya todo estaba mal,

¿verdad?


Ninguno de mis deseos de cumpleaños

se ha vuelto realidad

y no me duele como el saber

que tú sabías que ninguna próxima alegría

ahuyentaría la tristeza que me darías.


Ya lo sospechabas, ¿verdad?

pero tenías esperanzas,

¿de qué sirve la fe?,

¿alguna vez estuviste bien?


Tu cuerpo comenzaba a doler

y fingiste que todo estaba bien,

caminabas cuando solo te querías arrastrar porque no podías más,

luego supiste cómo volar y yo jamás tuve alas,

por eso me sostengo de una pluma

y toda la poesía que me puede brindar.


Creí escucharte hasta que acepté

que he olvidado tu voz,

nada me rompe más que eso,

pero te escucho en el canto de los pájaros,

incluso cuando están peleando,

me río mientras digo “ya cálmense Merce y Tanito”,

a veces se quedan quietos, otras veces alzan su vuelo.


Tú sabías que ya no me verías crecer,

qué bueno que jamás me viste perder mi ser,

no completamente,

digo, estoy bien.


Ya todo estaba mal en mi cumpleaños, ¿verdad?

ojalá lo hubiese sabido,

ojalá lo hubieses dicho,

creíste que todo estaba bien

cuando todo estaba mal

y no hay a nadie para culpar,

solo al tiempo que fue demasiado tarde,

pero ahora eres eternidad.


Ya todo estaba mal en mi cumpleaños, ¿verdad?

desde mi cumpleaños 14 sobra pastel

porque tú faltas,

déjame servirte una rebanada

mientras me sirves un trago,

ahógame esta pena que me deshecha.


Ya todo estaba mal, joder,

gracias por haber estado.


No sé si soy más pensamientos o recuerdos,

a veces me hacen mierda,

todavía no soy más sabia.


En mi cumpleaños 13

te tomaste dos fotos conmigo

cuando no eras fan de ponerte delante de una cámara,

¿lo sabías?

¿estabas grabando uno de tus últimos recuerdos?

gracias por todo.


Jamás quise decirte adiós

y aun así desearía que hubiéramos tenido una despedida,

maldita sea,

bendita seas.


Debí haber estado ahí,

pero no te hubiera gustado verme ahí,

trataste de alejar tus nubes grises,

y aun así me afectó tu tormenta.


Ya todo estaba mal en mi cumpleaños, ¿verdad?

pero no querías arruinarlo,

no te preocupes,

sigo celebrándolo aunque a mi existencia le haga falta un sentido

y me sienta tan perdida,

se celebra con un pastel, dulce la mierda

que nos hará perder el sabor por un rato otro año.


Sigo hablando contigo

sabiendo que tal vez no me escuchas

y no puedo tomarlo como pérdida de tiempo,

lamento que se nos haya acabado el tiempo,

si no he vivido, no ha sido por ti, todo es por mí,

gracias por haberme amado,

desde el corazón te dijo que quiero hacer las cosas bien.

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Orfandad, 1941.

En esta orfandad ¿quién se quedará?, ¿qué me quedará en el alma fúnebre: otra muerte? ¿Quién me tomará en los brazos?, ¿acaso has olvidado a tu propia hija?, ¿en qué pecho descubriré mi propio latido?

Día de muertos

Es día de muertos, en mi suspiro recobras el aliento, recobras tu vida solo por un día y vienes a mí silenciosamente, te siento en el aire y prendo una veladora, ¿aún recuerdas cuando eras el calor de

1 Comment


Ana Mercedes MA
Ana Mercedes MA
May 07, 2022
"... pero luego supiste cómo volar y yo jamás tuve alas,
por eso me sostengo de una pluma
y toda la poesía que me puede brindar"

En el cantar de un pájaro, en el movimiento de las hojas de los árboles, en el botón que floreció o en la flor que se deshojó... ahí estará ella para ti.

Cuando sientas, como suavemente el viento roza tu mejilla, es el beso de ella que vuela hasta encontrarte.

Cuando veloz tomes la tinta y una hoja para escribir tu poesía... ella festejará ese momento y cada palabra que plasmes desde tu sentir.

Like
bottom of page