top of page
Buscar

Mi pequeño escondite

Creo que mi Blog es mi pequeño escondite,

aunque quien quiera o quien me quiera, me puede venir a buscar aquí

y encontrara cada parte de mí,

entendiendo todo lo que soy

y como me convertí en esto.

Éste es mi pequeño escondite

donde guardo mis secretos,

donde expreso mis sentimientos,

donde plasmo mis pensamientos.

Es lo que he salvado de mí

y quizá lo que me haga morir.

Éste es mi pequeño escondite

y no tiene fin,

pero aquí es donde puedo empezar a ser

y jamás terminaré de hacer escritos.

Éste es mi pequeño escondite

y lo más profundo de mí está aquí.

Es quien soy

sin avergonzarme de quien fui.

Éste es mi pequeño escondite,

un lugar para vaciar mis ideas

y llenarme de mis palabras.

Éste es mi pequeño escondite,

donde mis silencios hablan,

donde mi alma danza al entender el ritmo de mis latidos,

donde mi mente se refleja trayéndome reflexiones,

donde mi corazón se une a mi pasión.

Éste es mi pequeño escondite

y aquí no es que sea diferente,

solo aquí puedo ser yo

ya que la escritura es la única que me permite expresar.

Éste es mi pequeño escondite

y descubrirás desde lo más importante hasta lo más insignificante.


Es mejor que un espejo para ver a través de mí,

son los ojos capturando mi alma

y sintiendo aquello que rechazo,

soy quien se acerca a letras

escribiendo sobre personas lejanas o indiferentes,

no sé, soy todo en un mismo lugar.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.

Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas Recientes

Ver todo

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

Cripta

Entras a mi cripta y tratas de indagar en cada ladrillo mientras afilas el cuchillo que acariciará a la lápida que me volverá a dejar helada. Estás en busca de cada sigilo que te haga saber de aquel s

bottom of page